Inicio > Uncategorized > Iglesia, Impuestos y Laicos de izquierdas

Iglesia, Impuestos y Laicos de izquierdas


Cartel que muestra un importante cortocircuito mental

Hoy en FaceBook he visto pasar el cartel que muestro aqui arriba. Ya he comentado los ingredientes necesarios para escribir algo así. En primer lugar una ignorancia bien amueblada, y en segundo un resentimiento profundo y lacerante. Pero en este momento no me interesan demasiado estos detalles.

El asunto es que, en el fragor de la discusión sobre si los laicistas pagan o no dinero a la Iglesia Católica, afirmo que no, que esa aseveración es mentira y que los que defienden que yo no debería decidir sobre dónde se emplea mi dinero pretenden mangonearlo. Lo dije y lo afirmo. Mi interlocutor ( creo ) ha empleado la vieja táctica de hacerse la damisela ofendida: ” …me has llamado mentiroso y ladrón..”  es la afirmación básica. Pero creo que en el fondo es sólo una pose para, ante la ausencia de argumentos, ganar un terreno con la excusa de la ofensa inexistente. Lenguas largas, pieles demasiado finas.

Evidentemente no he llamado a mi interlocutor mentiroso. Desconozco la cantidad de mentiras que emplea al día o siquiera si en su vida es una práctica habitual. Lo cual no me mueve ni un ápice de mi posición de afirmar que aseverar que alguien que no señala la casilla IRPF en la declaración está pagando a la Iglesia , es simplemente mentir.

Evidentemente no he llamado a mi interlocutor ladrón.  En primer lugar porque no ha robado ( o no me consta ). Pero que mediante los mecanismos coercitivos de la arbitrariedad ejecutiva de la Agencia Tributaria, no tiene el menor reparo en imponerme una exacción de mi propiedad privada para los fines que él considera más oportunos ( no yo), eso es tan evidente que no merece ni una sola discusión. Y también lo mantengo.

Aclarados los pretendidos agravios, voy al turrón.

El problema de la Izquierda con la Iglesia católica no es un problema económico. Ni siquiera un problema de laicidad del Estado. Nuestro Estado es  constittucionalmente aconfesional, eso no requiere ni un segundo de dudas. El problema de la izquierda con la Iglesia es un problema de dominación moral y ética. De monopolización de un espacio que no se puede ganar viviendo de la memoria de Franco ni reclamando en forma de votos los favores clientelares, como han hecho estos años con el poder político.

La izquierda siempre ha percibido claramente en la Iglesia un reducto inexpugnable para sus planes de dominación de los bienes y las conciencias de las personas. La Iglesia ha sido la fuerza que siempre ha estado enfrente de la canibalización de la conciencia y la responsabilidad individual. Lo que han intentado siempre socavar  los colectivismos en el Siglo XX y parte del XXI. Con una pequeña ventaja para la Iglesia frente a la izquierda; la Iglesia ha sobrevivido más de dos mil años entre miles de intentos de exterminación de todo tipo, y practicándola también ( cómo no ).  La izquierda, sin embargo, en sólo cien años ha recolectado más de ochenta millones de muertos inocentes y es una ideología amortizada que se esconde hoy día en el eufemismo de “socialdemocracia” para no ser definitivamente barrida. Es sólo una etiqueta de poder que acepta el capitalismo sin rechistar. Los que no lo hacen, son opciones meramente marginales (comunistas o fascistas, que son las dos versiones más pintorescas de los colectivistas radicales).

Los ejemplos que demuestran que el problema es una cuestión de exterminio político del adversario (es decir, de falta de tolerancia y de totalitarismo por parte de la izquierda ) los tenemos ya desde la Segunda República. Supongo que a algunos os sonará el nombre de Clara Campoamor. Clara Campoamor fue una política feminista que fue parlamentaria en el grupo de los Radicales de Lerroux y defendió el sufragio femenino. Una feminista clásica con la que sería muy difícil no esta de acuerdo hoy día.  La izquierda hace ahora ostentación descarada y cínica del nombre de Clara, arrobándose su lucha por los derechos femeninos como propia. Parecen ignorar quien era Margarita Nelken, diputada socialista que en 1931 se opuso al voto femenino por afirmar que las mujeres españolas, antes de votar, lo consultarían con su confesor. Se supone que era mejor que lo consultasen con el comisario político con el que el PCUS controlaba a los partidos comunistas y socialistas satélites de toda Europa. Y España no era una excepción.

Pero la izquierda no puede reconocer que quiere exterminar el reducto moral de libertad que ofrece la Iglesia. No puede confesar que necesita controlar la moral pública para llevar a cabo sus fines.  Que necesita no sólo los bolsillos de los ciudadanos sino sus mentes para construir la pesadilla orwelliana que persigue incesantemente y contra la naturaleza humana, desde hace más de un siglo.

Ese es todo el problema de la izquierda con la Iglesia, que no pueden competir en el terreno de la moral. Ni mucho menos en el de la libertad. Por mucho que griten esa palabra en la que jamás han creído, si no ha sido para imponer violentamente sus dogmas.

Rog

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. rom
    junio 14, 2012 en 10:56 am

    Hala…. sabía que no tenía que entrar aquí. 😦

    Juanjo ¿no tienes espejos?, tu mismo estás haciendo de “damisela ofendida” en tus propias exposiciónes .
    Y utilizas la forma (magnificamente, eso si,… como siempre) para darle el contenido que te conviene.
    La Iglesia como paradigma de “libertad”???… es que me desorino toooa.
    Sigues anclado en las “derechas” e “izquierdas” de mediados del siglo pasado?? Por favor.

    Saludos.
    Si acaso ya volveré a pasar de aquí unos lustros a ver como “evoluciona” el tema.

    • junio 14, 2012 en 12:18 pm

      Hola Rom! Me alegro de saber de ti.

      Cuando vuelvas a pasar por aquí ( si quieres , claro esta ) tráete algún argumentillo … Cualquier cosita, nada especial. 😉 sabes que no soy de cumplir.
      Y en cuanto a la antigüedad de las derechas y las izquierdas pues lo entiendo, que quieres que te diga. Ahora que a la izquierda le da vergüenza decir que es izquierda, es natural que se pretenda diluir su nefasta doctrina en la nada.
      Hasta que la izquierda no pida perdón por sus asesinatos y por sembrar la miseria y la opresión , en este blog se seguirá recordando que esa ideología existe y es un peligro para la libertad.

      Suerte en tu evolución ! 😉
      Rog

  2. Julio Miguel Franco
    junio 18, 2012 en 12:35 am

    Juanjo, siempre acertado. Ya te lo comente en el pio-pio y me distes tu aprobación. A ver si nos vemos este veranito, navegamos y nos reimos un poco que como esta el patio a buen seguro nos hará bien. Por cierto que el sábado estuve con viejos y aguerridos foreros del que fue nuestro foro. Te mando un saludo y dejatë caer por mi “feisbú”.

  3. Julio Miguel Franco
    junio 18, 2012 en 12:36 am

    Por cierto “me se” olvidó cerrar el comentario con un Amén. Principalmente por lo engorroso del asunto, jejejeje.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: