Inicio > Uncategorized > Qué esconden las “Políticas de Crecimiento”?

Qué esconden las “Políticas de Crecimiento”?


La política española está repleta de falsos debates. Trapos rojos y vistosos a los que nos lanzamos los ciudadanos como “Miuras” dispuestos a cornear en muslo. Lamentablemente, casi nunca hay muslo tras el engaño, y nos pasamos la vida corneando al aire mientras alguien sigue poniéndonos trapos aquí y allá, casi siempre desde detrás de un infranqueable burladero.

La última muestra de señuelo falso es el eufemismo de “Austeridad vs Crecimiento“. El eufemismo tiene una función muy concreta, muy precisa, que los borregos de todos los partidos y medios de comunicación de la propia cuerda, lleguen a pensar que la austeridad en el gasto público es algo peligroso y que cercena la capacidad de crecer de la Economía. Pero revisemos un poco las bases de esta enorme falacia.

La base principal está en la afirmación socialdemócrata de que el gasto público genera riqueza y que, en epoca de crisis, un gasto dirigido por los gobiernos estimularía el crecimiento. Esta tésis tiene su origen en John Maynard Keynes, y es una tésis ampliamente respaldada por el Premio Nobel en Economía (por un trabajo sobre Comercio Exterior) Paul Krugman. Esta idea presenta varios problemas a los que se puede objetar:

1) Ni siquiera en teoría, resulta claro que el gasto público estimule la economía ¿por qué? por una razón muy simple,  porque el dinero que precisas para el estímulo, tienes que quitárselo a los ciudadanos (el Estado no tiene ni un euro propio), que dejarán de gastarlo en otras cosas, que a su vez verán mermada su actividad, y habrá una caída en esa producción y por extensión en la recaudación de impuestos por esa actividad perjudicada. 2) Si las tésis de Keynes, Krugman-Obama-ZP-Rubalcaba-Hollande, fuesen ciertas…España estaría forrada de dinero. No en vano ha sido el país que más dinero con diferencia ha invertido en estímulos económicos y en expansión del gasto público (15.000 millones de Euros sólo con el Plan E) ¡¡ Nuestro país tendría que ser riquísimo !!.

Ante estas objeciones, los socialdemócratas dicen: si, pero es que “se hizo mal”. Bueno, la realidad es que no “se hizo” en reflexivo-circumflejo, lo hicieron mal ELLOS. Y además, lo hicieron mal porque el Estado no tiene capacidad ni herramientas para hacerlo bien, no tiene una mejor capacidad de invertir el dinero de los ciudadanos que los propios ciudadanos. Milton Friedman ya explicaba por qué cuando explicaba las cuatro formas existentes de gastar dinero, no entraré en ese extenso detalle ahora. Lo que en resumen defienden Krugman, Rubalcaba y Hollande, es que el Estado debe quitarles más dinero a los ciudadanos para que en vez de gastarlo los ciudadanos libremente, lo gasten los políticos y los burócratas en su lugar. Esta sugerencia, que es la que hemos seguido en el pasado hasta hace nada, ya sabemos dónde nos lleva.

Pero inasequibles a los resultados de sus propias políticas, los socialdemócratas siguen como Paco Martínez Soria en Don Erre que Erre. Siguen defendiendo la expansión del gasto público, siguen defendiendo lo que ellos llaman “derechos sociales” y todas las demás florituras del Estado del Bienestar (esa estafa piramidal impagable) inasequibles al hecho de que su política, ha dejado a cinco millones de ciudadanos sin los más importantes derechos, y a casi dos millones sin nada ¿ Cuántos desgraciados será necesario que caigan en la pobreza ? Yo tengo una idea acerca del particular: todos los que sean necesarios para que la agitación social derive en violencia, como ha sido tradicionalmente el escenario político deseado de la izquierda en la oposición. En otro post entraré en este asunto de los roles políticos de la izquierda y sus democráticos comportamientos.

Dicho lo anterior, el problema que tiene la socialdemocracia en Europa es, pues, grave. Durante décadas, que incluyen toda la construcción del espacio común europeo, han conseguido “colar” la mentira de la creciente corriente “ultraliberal” mientras los números mostraban que el porcentaje de gasto del sector público sobre la riqueza de los países crecía. Es decir, no sólo que el liberalismo no ha existido en el siglo XX en Europa, sino que ha habido una expansión importante de las políticas intervencionistas y redistributivas en todo el continente, obviamente gracias a la capacidad del capitalismo de generar riqueza de la que la socialdemocracia ( y la clase política en general ) se ha apropiado a costa del ciudadano. Con esa expansión, los partidos han adquirido enormes cotas de poder e influencia, colocando en las enormes infraestructuras estatales a sus acólitos e incondicionales.

A los políticos en general y mucho más a los que más hablan del asunto (la izquierda) les importa un pimiento el bienestar de los ciudadanos, como demuestran los resultados de sus políticas. Les importa dónde colocar a su gente. Y la austeridad, supone que muchos de sus acólitos se van a la calle. Y algunos pueden hasta irse de la lengua. Esto es algo muy serio. Por eso Merkel es Satán, porque les va a devolver a los escalones más bajos del mercado laboral, de los que nunca debieron salir. Dejarán el coche oficial y la alfombra roja, para volver a ser PepeLu y Freddy.

La austeridad es innegociable en este momento en el que no hay dinero, y el proceso es tremendamente fácil de entender para el que lo quiere comprender:

El gran problema es doble, el endeudamiento privado y el público.

¿ qué hace falta para que familias y empresas paguen sus deudas a los bancos y estos no quiebren? Pues en primer lugar, que el Estado no les quite el dinero a las familias y a las empresas, de este modo podrán pagar sus deudas y no serán morosos de los bancos, y estos no quebrarán y el Estado no tendrá que inyectarles el dinero de todos.

Pero a su vez…¿qué hace falta para que el Estado no le quite dinero a los ciudadanos y pague sus deudas? ¡ que adelgace !, que se acaben gastos suntuarios y que se acaben servicios que no nos podemos pagar hasta que hayamos pagado lo que debemos. El estado debe de concentrar su recaudación en pagar la deuda y mantener … ¿ mantener qué ?. Lo mínimo imprescindible.  Si hay que prescindir de becas: mala suerte. Si los Sindicatos y Patronales tienen que pagarse ellos la fiesta: mala suerte. Si las ONGs tienen que cesar su actividad: mala suerte. Si hay que pagar algo más de los medicamentos: mala suerte…y así sucesivamente.

Porque hay al menos diez millones de melones en este país, que no se dan cuenta (porque no quieren) que hasta que las empresas y familias no paguen sus deudas con los bancos y tengan un pequeño excedente de ahorro, no habrá actividad económica. Es decir, ni se invertirá ni se consumirá.

Así que la única política posible hoy día de crecimiento, es, sin duda, la AUSTERIDAD en el gasto público y la bajada drástica de impuestos.

Rog

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. luiti
    mayo 21, 2012 en 6:39 pm

    Otra vez ¡OLÉ!
    Un abrazo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: