Inicio > Uncategorized > #15M: Los verdaderos indignados se van

#15M: Los verdaderos indignados se van


indignados

#indignazis

Y uno que a sus cuarenta y largos pensaba que pocas cosas le podían ya sorprender. Y se da uno cuenta que, a pesar del tiempo transcurrido, a pesar del acontecer de las cosas, las personas parecen sufrir una absoluta amnesia de lo sucedido, no ya hace ciento cincuenta años, sino hace veinte, o hace cuarenta. Antes de ayer, para entendernos, en términos de historia.

Que la izquierda tome la calle de forma violenta cuando la derecha está en el poder, o cuando se prevé que llegue a gobernar, es una cuestión dentro de la más absoluta normalidad. Como diría Alfredo; está en su ADN. Sus ideas y su sectarismo son profundamente antidemocráticos, de tal suerte que sólo entienden democracia cuando los suyos están en el poder. Esto es sabido y no reviste novedad.

Que cuando se juntan cuarenta de izquierdas a organizar algarada, el bunker mediatico progre presiona a las instituciones para que les den voz y voto, y cuando millón y medio de personas no-de-izquierdas siguen escrupulosamente la Ley para protestar contra políticas de un Gobierno de izquierdas, son la derecha pidiendo la guerra civil, es también notorio. La izquierda tramposa, traidora y sectaria que tenemos en España es la misma que hace cien años. Son los que convirtieron a derecha en franquista con sus acosos, su matonismo, sus amenazas y sus asesinatos. Solo que ahora aún les da algo de corte asesinar a alguien de la derecha…todo se andará, ya están comenzando a cruzarse algunas líneas rojas, como aquel entonces, con el beneplácito del Gobierno. Ahora ya van de la mano con ETA en las instituciones, ya tienen quienes carecen de escrúpulos para hacerles el trabajo sucio.

Pero que haya personas que consideraba cabales, serios, analíticos y centrados (intelectual, no políticamente, por favor) que aplaudan y apoyen este movimiento balbuceante que ni siquiera es capaz de articular con corrección más que un tweet, cuyas ideas delirantes son la peor caspa que han podido crear los falaces dogmas marxistas y la izquierda más radical, que les jaleen y les animen. Es una sorprendente y amarga pesadilla.

Que el manifiesto de los #indignazis (a quienes, al igual que a Mussolini o Franco, los sueños no les cabían en una urna) engañe y seduzca a los descerebrados nostálgicos de siempre, que votan socialista contra viento y marea y pase lo que pase. Cabreados porque los suyos van a ser literalmente barridos del mapa del poder político por méritos propios. Esos que se fuman los brotes verdes cada vez que brotan galanes de los labios del púber sonriente de la Moncloa. Esos votarían Mein Kampf si en la portada lleva el logo del PSOE y la foto de ZP. Que les seduzca y les excite los juguillos gástricos de ser lo que nunca fueron (luchadores antifranquistas) y así poder disfrazarse de revolucionarios que quieren ser funcionarios. Pues mira,  es lo que nuestra economía indica sin lugar a dudas que quiere la mitad de la gente; vivir a costa de la otra mitad y sin preocupaciones graves. Aunque el salario no sea muy ambicioso, pero que sea salario pase lo que pase.

Son esos que Rahola llama “votantes críticos de izquierda que piensan más que los de la derecha”. No se si piensan más o menos, lo que si se es que casi todos piensan lo mismo; subsidios y funcionarios. De 8:30 a 14:30 y a vegetar a casita hasta el día siguiente. Eso es el #15M… el aullido decepcionado de los aspirantes a funcionarios, que saben que se quedarán sin plaza.

Contra el pacto del Euro (idea suicida), Contra el Capital (a ver de dónde piensan que salen las jugosas subvenciones con las que les untan los gobiernos de izquierdas), Contra la Banca (esa que ha financiado sus coches de 50.000 euros y sus televisores de plasma, junto con la hipoteca del piso), contra la reforma laboral (mejor cobrando el paro que tener que molestarse en ir a trabajar, pudiendo quedarse en casita)… en fin, la antipolítica.

El dadaísmo balbuceante del que nada tiene que ofrecer y todo por reclamar.

¿Sabéis cual es mi #15M? Son esos jóvenes ingenieros, que se han preocupado de prepararse en idiomas, que no tienen pereza ni esperan un regalito de los colegas en el poder y, con decisión y ambición se marchan a buscar trabajo a Alemania, Holanda, Francia, Reino Unido, a los países nórdicos. Dejando atrás un país que de verdad les necesita.

Un país que en absoluto les merece. Un país de lloricas trincasubvenciones violentos y haraganes.

¡¡ Buena suerte chavales !! Os merecéis lo mejor. Prosperad y olvidad esta pesadilla cainita de España. Sed grandes fuera de aquí. Porque aquí, alguien intentará vivir a vuestra costa tarde o temprano.

Rog

 

 

 

 

 

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: