Inicio > Uncategorized > Salir de la crisis por la Izquierda (a contramano)

Salir de la crisis por la Izquierda (a contramano)


Cigarra

Una sociedad de Cigarras... que morirán en el invierno

Una de las ideas que más terror me producen (y supongo que también a los mercados financieros) es la que expresa la frase:  “De la crisis saldremos todos juntos y saldremos por la izquierda“. La frase fue acuñada por sendos discursos de nuestro impávido presidente, cuyo gesto me recuerda cada vez más a la mueca de Gabino Diego en “El Rey pasmado”. Como oirla de su propia voz, a estas alturas de la fiesta, resulta una macabra broma, la usan mucho más los sindicatos. En concreto el Sr. Méndez, que dirige la mayor empresa nacional de repetición de eslóganes pagada con dinero público. Fundamentalmente obtenido de aquellos a quienes los eslóganes pretenden siempre ridiculizar y agredir.

Lo terrorífico de la frase tiene dos componentes básicos que producen miedo.

1.- La persistencia en el camino de la Izquierda, que nos ha sumido en una situación al borde del desastre absoluto. Es decir, la carga titánica del Estado moderno es un lastre insoportable en esta crisis.

2.- Que por la Izquierda, no hay salida. Sólamente un precipicio por el que ahora mismo nos despeñamos.

Básicamente, las recetas de la Izquierda para salir “todos juntos” (se refieren a los de su partido y sus familiares y allegados) son las siguientes:

a) Más impuestos, b) Defender a capa y espada la rigidez del mercado laboral, c) Seguir comprando votos mediante los subsidios y subvenciones, d) anticlericalismo, e) guerracivilismo, f) dictadura feminista y g) Una obscena inversión en márketing de masas

a, b y c son las ocurrencias económicas.

d, e, f y g son las ocurrencias ideológicas para distraer, mientras tanto, al respetable. Es la campaña de mantenimiento de la “Paz social”.

Pero la Economía, es puro sentido común. Y se deja llevar poco por los eslóganes. Y esto es así, porque ni siquiera los que los vociferan en la calle, o los que los repiten machaconamente en medios, foros y blogs, cumplen en su práctica diaria lo que predican para los demás. Porque no es de sentido común. Un ejemplo, el “Fomento del Empleo Estable” que no es más que un intento de que el empleado siga cobrando una nómina de una empresa que muy probablemente ni siquiera pueda pagarla. Bien, comencemos por los fontaneros. Ahora, cada vez que un fontanero vaya a su casa, dele de alta en Seguridad Social, páguele las horas que eche (incluido café y bocadillo y parte proporcional de vacaciones y pagas extras) y luego una indemnización por despido si ya acabó con los grifos estropeados y no queda nada más. ¿O acaso un humilde fontanero no tiene derecho a un empleo estable, según los parámetros de la Izquierda y a que se respeten sus conquistas sociales?.

Eso sí, cada WC le va a salir a precio de chalé en la Moraleja. Bueno, no lo hagan de forma particular, pónganlo en nómina de la Comunidad de Vecinos. A ver cuántas cuotas son capaces de pagar después de seis meses de profesionales que pasen por allí a hacer algún trabajo.

Ningún socialdemócrata practica esta teoría en su vida privada, pero todos exigen que los demás lo hagamos. Y no lo haría no ya por perfidia…sino por sentido común. No tiene ni pies ni cabeza.

De lo cual se deduce que lo que la socialdemocracia propone en términos económicos y de relaciones laborales, no tiene ni pies ni cabeza. Y lo que es peor: lo saben.

Nuestra situación económica como país, tiene una serie de aspectos reseñables. El primero de ellos, es que gastamos más de lo que ganamos. En una ocasión, formé parte de una cooperativa donde ése era el problema. En una reunión de socios, cuyos salarios estaban por encima de las consecuciones comerciales de la empresa, se me ocurrió realizar una incómoda observación: “Oye, por qué no moderamos un poco el asunto de los salarios hasta que el número de clientes permita algo mejor”. El socio que había establecido los salarios de acuerdo a sus necesidades domésticas personales lógicamente se me echó encima diciendo: “Oye, si no hay suficiente dinero, pues habrá que vender más”.  Abandoné la cooperativa dos meses después por iniciativa propia, y no mucho después de haberme marchado, cerró con un importante agujero económico del que me libré. La frase “…habrá que vender más…” quedó en mi mente grabada a fuego como la expresión de la ignorancia y la inoperancia. Como si las empresas no vendiesen nada más que cuando quieren, y siempre en las cantidades que quieren. Ignorante.

De modo que el Estado gasta mucho, e ingresa cada vez menos. ¿Esto que quiere decir? que cada vez es menos capaz de pagar mas cosas. Y el final de este camino es lo que se denomina “suspension de pagos”, lo que es lo mismo que “dejo de pagar lo que debo porque no tengo cómo pagarlo”. Cuando un Estado recurre a la deuda pública (financiación a través de capital obtenido por aportaciones voluntarias, motivadas por un retorno de la inversión, al contrario que los impuestos) no sólo tiene que pagar aquello que gasta, sino que tiene que pagar a los que le han financiado y unas cantidades adicionales que son los intereses. España tiene que pagar más a sus prestatarios que otros países cuando aquellos le prestan dinero porque tiene serías posibilidades de alcanzar la suspension de pagos por el camino que lleva. En banca se denomina “prima de riesgo”. Esa es toda la historia.

Más impuestos, sólo quiere decir que el ciudadano tendrá menos renta disponible para gastar. Consumirá menos, y ahorrará más, porque su percepción de la escasez se verá agudizada por la voracidad del Estado sobre su bolsillo. Esto significa que las empresas venderán menos, y tendrán aun menos margen comercial. Lo que a su vez quiere decir que aquellas que fracasen en las pocas ventas que se produzcan, tendrán que cerrar, empujando a más gente al desempleo. Más gente en el desempleo significa más gasto público, porque hay que pagar los subsidios. Y el que cobra un subsidio no aporta nada a la seguridad social. Es un coste.

Mas impuestos, el “reajuste fiscal”, si no se acompaña de una reducción severa del gasto, supone un suicidio económico en esta coyuntura.

El único camino viable para la salida de la crisis es el camino Liberal. Menos impuestos, más dinero en circulación, menos desempleados. Despido libre, que un empresario no tema contratar y pueda hacerlo con flexibilidad. Que no le aten al empleado y al empresario las cadenas de un convenio colectivo si a ninguno de los dos les gusta o si consideran conveniente otras condiciones. Privatizaciones, que las miríadas de empresas públicas pasen a manos privadas, y las que no puedan continuar, que quiebren. Esto incluye a las Cajas de Ahorros y bancos privados. Como a cualquier otra empresa de cualquier otro sector. Una política energética racional, que no paguemos la energía más cara del mundo civilizado. Aumentar el capítulo de inversiones en infraestructuras. Ese es el único que puede sostenerse porque son IN-VER-SIO-NES, y no gastos. Cese inmediato del sangrado de dinero destinado a ONGs, fundaciones, Artistas, Lobbys, Sociedades, Asociaciones de Vecinos y demás capturadores de rentas públicas. Privatización de la educación, con la implantación del bono de Estudios y la libre elección de centro en función de su calidad e ideario. Transición inmediata (pero progresiva) del sistema de pensiones a un sistema de capitalización privado, hasta entonces, la edad de jubilación mínima será de 70 años. Después que cada cual se jubile cuando le salgan las cuentas.

Y me dejo a un lado la Sanidad, porque este es un asunto para el que no hay tiempo ahora mismo.

Todas estas medidas, tomadas por alguien con credibilidad, supondrían acelerar nuestra salida de la crisis, y lo que es más importante, fortalecidos de verdad como sociedad.

Pero mientras el camino sea el de la Izquierda, mientras nuestra sociedad sea un nido de cigarras y no de hormigas, nuestra salida de la crisis será poco probable.

Es natural, vamos a contramano. Circulamos en sentido contrario al destino pretendido.

Rog

 

 

 

 

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: