Inicio > Uncategorized > El “coco” del Tea Party

El “coco” del Tea Party


Tea Party Patriots

Esta es mi libertad, esta es mi vida. No tresspassing

Anda la izquierda española y sus activas terminales mediáticas, algo desquiciada con el movimiento “Tea Party Patriots” que en los Estados Unidos, congrega a más de 50 millones de personas. Un colectivo mayor que la población de toda España.

La desabrida entrevista-flagelación a que TVE intentó someter a Esperanza Aguirre (justo al lado del salón de masajes que reserva para la progresía), es una muestra de la desorientación que la parroquia progre sufre, cual hemorroide, acerca del asunto. La pregunta de la entusiasta periodista que perpetraba el intento de flagelación, decía más o menos: ¿ se siente usted referente del movimiento Tea Party en España ?.

La ignorancia progresista sobre la naturaleza del Tea Party (entre otros asuntos no menores) le impide advertir que el movimiento tiene una característica irrenunciable que es parte de su propia esencia: es un movimiento ciudadano, y como tal, ajeno a la manipulación de la casta política. Esto los progres no logran captarlo, son incapaces de imaginar nada que suceda al márgen de lo que los padres del pensamiento local determinen como conveniente. Y por esta razón, la arrogante periodista tuvo a bien lanzar la tontería a la cara de la Presidenta, porque no tenía la menor idea de lo que estaba hablando.

Es tanta la fuerza del Tea Party, que incluso dentro de las filas Republicanas, ha obligado a un replanteamiento serio de la estrategia opositora. La connivencia con el “yes, we can, subir impuestos a manos llenas”, será severamente penalizada por el electorado.

La rebelión civil contra la tiranía de la Metrópoli, se mantiene viva en el espíritu ciudadano de Norteamérica. Y en pleno Siglo XXI, los ciudadanos, de todas las razas, credos políticos, colores religiosos y orígenes étnicos, le dicen alto y claro al Gobierno que se meta en sus asuntos y les dejen en paz, apelando a la Constitución. Cuando los arrogantes europeos les tachan de racistas, mientras en sus reuniones, actos y mítines, negros, blancos y amarillos de todos los partidos gritan “Libertad”, los Patriotas del Tea Party se parten de la risa: “Estos europeos, nunca entenderán nada”.

La Constitución del los Estados Unidos de América, fue el antídoto más antigüo y eficiente contra la deriva socialdemócrata. Porque no otorga derechos a los ciudadanos, los afirma y protege frente al Gobierno y la casta política. Los padres fundadores, eran sin duda unos ilustrados cuya visión iba mucho más allá de lo que aquellos tiempos permitían a simple vista observar. Por eso, ningún Gobierno puede quitar derechos, porque los ciudadanos los tienen por serlo, no por el color del ejecutivo que tengan a bien elegir como representación. Sino por su propia Constitución.

La sociedad civil norteamericana se moviliza en unos números que a este lado del Atlántico producen vértigo. Entre los cincuenta millones, cómo no, podemos encontrar todo el abanico sociológico que un colectivo de ese tamaño puede engendrar. Desde lo razonable hasta lo más folklórico. Ni que decir tiene que la prensa Europea tiene una especial querencia al folklore. Es su modo de entender lo que pasa.

Y lo que pasa, es que el planetario Obama, la Vedette de moda en todas las fotos de éste lado del charco, va ser arrollado por una apisonadora civil. Los patriotas del tea Party.

Los socialdemócratas y la izquierda en general no pueden jamás entenderlo. No pueden asimilar que la gente, en cantidades tan claramente visibles, le digan a un gobierno que se meta en sus asuntos o le ponen en la calle, porque al fin y al cabo, la izquierda transita por el mundo haciendo bandera de un crecimiento metastático del Estado y sus gastos. Esos que financian a los medios socialdemócratas y a sus portavoces con el beneplácito de la afición.

La izquierda, tiene terror al Tea Party porque supondría el final de su chollo político-mediático-hegemónico. Los que alzan su voz en las calles de las ciudades estadounidenses, no son los parias de la tierra. No son la famélica legión que tanto necesita defensores. Son ciudadanos de pleno derecho que les dicen a sus políticos dónde está la puerta de salida.

Au revoir, mes enfants… cette est la porte.

Un mensaje claro, valiente, directo y aterrador para los tiranos de la democracia moderna.

 

 

 

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: