Inicio > Uncategorized > La Trampa

La Trampa


pacto

Pacto...¿con el diablo?

Creo que el símil más gráfico que define la situación de nuestro gobierno ante la debacle económica que han contribuido a generar, lo ha empleado Luis del Pino en su artículo de ayer.

Bastaría un simple repaso a las hemerotecas de las dos últimas legislaturas para que cualquier persona, con una mínima capacidad, pudiese concluir que la teoría del pacto es sólo una burda trampa. De nuevo la socialdemocracia en estado puro: alltogether. La economía, lejos de tener solución en acciones de gobierno, pende únicamente de la escenificación de un pacto. Si todos nos hermanamos, si todos arrimamos el hombro, las medidas de nuestro sagaz presidente producirán el efecto contrario al que han producido hasta la fecha. Los desempleados comenzarán milagrosamente a encontrar trabajo, las empresas a tener beneficios, los bancos a otorgar créditos y las arcas del Estado volverán a rebosar.

Pero ¿es posible que haya quien compre este insulto a la inteligencia hoy en día?.

El gasto público, si es apoyado por el pérfido PP, será menos gasto y producirá menos déficit. Si la oposición apoya sin fisuras el incremento indefinido de la ayuda a los parados, la dotación a organizaciones feministas o afines al régimen, la Educación para la Ciudadanía, los asesores de ZP, además de los dispendios autonómicos, todos los problemas que generan desaparecerán.

¿Alguien, con la mano en el corazón (y no en el carné) está francamente dispuesto a creer esta patraña? ¿De verdad que Leire Pajín puede carcajearse así en las barbas de sus propios votantes y salir indemne con su salario de 15.000 eurazos al mes?.

Verán, si la intención de voto de ZP sigue siendo la que es, es que necesitamos un par de vueltecitas más de tuerca. Es decir, un par de cartitas más del banco en ese tono que tan excelentemente ejercitan, unos mesecitos más haciendo el casting de “Los Lunes al sol”, unos trimestres más de preocupantes malos resultados… en fin, un poquito más de caña. Porque resulta increíble que a estas alturas de la fiesta, cualquiera que no esté trincando del erario, pueda siquiera imaginar a este tipo sentado de nuevo en La Moncloa.

Así que ni pacto ni siguiera cambio de cromos. ZP está en la lona, y hay quien no sabe qué hacer para que se levante. Es cierto que se ha caído de un tropiezo, porque como dice Luis del Pino, el púgil rival no pega ni sellos, pero bienvenido sea el guantazo. Si la oposición decide levantarle de allí firmando un papel en blanco, es que no merecen estar en el combate (de hecho, tengo mis dudas de que lo merezcan ahora, pero son los que están enfrente). España necesita urgentemente (al menos amplios sectores de la sociedad española) un poquito más de ZP en estado puro. Es una mera cuestión de reeducación por el método del shock. Habiendo abandonado toda esperanza de que se pudiese imponer una cierta razón desde el punto de vista de la evidencia, lo que exige cierta higiene intelectual, sólo queda el palo. El largo, duro, obstinado y a veces efectivo palo.

Porque si después de dejar a casi cinco millones en el paro, entramparnos hasta que haya bonobuses para Venus, regular hasta dónde nos tomamos (o no) las cañas en la playa, o gastarse nuestro dinero en permanecer en el poder negociando a golpe de talonario, haber permitido que ETA siga en las instituciones también a costa de nuestro bolsillo, e incontables lindezas más, a alguno de los ígnaros que votan al púber no tiene claro por qué no es bueno seguir igual, sólo queda el palo.

Pues eso, leña al mono.

Y ZP que no escurra el bulto, que gobierne, que cuando le interesa lo hace sin la oposición (para eso le pagamos).

Rog

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. febrero 16, 2010 en 3:58 pm

    Podríamos hacer un entretenido ejercicio de cálculo, donde tendríamos que ir sumando todos aquellos que votan a ZP por consigna de partido o por que chupan del bote directamente. Esto es, desmenuzar la pirámide de poder desde arriba. Por ejemplo: Sr. Griñán, Presidente. ¿cuantos dependen directamente de él, es decir, asesores, secretarios, subsecretarios, gente de confianza, etc…? Y así con Diputaciones, Ayuntamientos, Empresas públicas, Etc..
    (El número resultante habría que multiplicarlo de manera casi segura por dos, ya que es de suponer que una “unidad familiar” votará casi siempre lo mismo, por aquello de que los que chupan de la misma teta, la mista teta les conviene.)
    Trabajo arduo el que he propuesto. Ahora que caigo, ¿como demonios se puede saber, sin llegar a altas instancias, cuanta gente hay de la pirámide hacia abajo?
    Complicado, complicado…

  2. Mariolas
    febrero 20, 2010 en 9:36 am

    Un poquito más de ZP en estado puro? ¡estupendo! y el que venga detrás se encontrará un erial envenenado, los silos vacios, la maquinaria embargada… pero eso sí: los braceros no fuman marihuana, llevan el cinturón de seguridad en su coche sin ruedas y beben agua bendita.

  3. febrero 20, 2010 en 7:28 pm

    Buenas noches, amigos.

    Pedros… hacer ciertos números solo produce escalofrío.

    Mariolas. Es imprescindible un poco más de ZP. Necesario. Te diré por qué. Porque lo que está en juego, no es simplemente quién gobierna, sino la demostración de que un cierto código moral es sólo una falacia.

    El erial está ya envenenado, no hay agua limpia. Pero lo está desde hace décadas, siglos diría yo. Los silos siempre estuvieron vacíos, y cuando se llenaron, lo hicieron los de siepre para que comiesen otros a su costa, la maquinaria son cacharros, siempre puede volverse a empezar.

    Pues bien, ese código moral que tanto debate ha tenido durante todo este siglo pasado, debe quedar en evidencia. Debe probarse hasta las últimas consecuencias. Debe mostrarse hasta dónde es capaz de llevar a la sociedad. Ya se vieron las secuelas al caer el muro de Berlín, pero no ha sido suficiente. Hace falta sufrirlo en carne propia durante el tiempo suficiente.

    Porque este debate está viciado en su base, y todas sus mentiras deben de quedar descubiertas… y grabadas a sangre y fuego en la piel de todos los votantes para la posteridad.

    Rog

  4. Jose
    febrero 21, 2010 en 6:37 pm

    Pedros, haz ese entretenido cálculo aplicándolo al PP. Es igualmente escalofriante. Bienvenido a nuestra España.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: