Inicio > Uncategorized > De cobardía y de valentía

De cobardía y de valentía


Se está más calentito acodado al escaño.

Se está más calentito acodado al escaño.

El púber asambleario que okupa la Moncloa ha llamado Cobarde al líder de la oposición.

Don Mariano, le han dicho a usted que es un Cobarde (si, de esos que se escriben con mayúscula). Y no deja de recordárselo el Inconsciente Omnisciente en cada akelarre socialdemócrata.

¿Recuerda usted, Don Mariano? ¿Recuerda que esto mismo se lo avisaron al principio de la legislatura? Fue sin duda un aviso muy clarividente. ¿No recuerda que alguien le dijo que sus rivales no sólo no apreciarían su guante blanco, sino que se crecerían y se lo arrojarían a la cara para humillarle? Ahí lo tiene, Don Mariano. Ahí tiene su ración de socialdemocracia y de buenismo endémico.

El Presidente de los cinco millones de parados, ese que no tuvo valor para decir la verdad sobre la crisis. El mismo que evitó durante meses la palabra escondiéndose en su retórica vacua. Ese mismo que nunca reconoció haber realizado concesiones políticas a unos asesinos. El mismo que, al día siguiente de prometer solemnemente que en un año estaríamos mejor, organiza una manifestación por “su” paz genuflexa porque los asesinos volvieron a matar. El mismo que ha enfrentado a españoles por seguir gobernando en feudos xenófobos y racistas, siendo el mayor exponente del fenómeno. El mismo valiente que ha intentado sepultar socialmente en vida a las víctimas del terrorismo que no se plegaban a sus pueriles dogmas. El que permite y respalda que a ciudadanos españoles se les nieguen derechos fundamentales en su propia lengua y en su propia nación. Ese mismo, Don Mariano, le ha llamado a usted Cobarde. Y lo peor, es que por primera vez en muchos años, ha dicho la verdad.

O no tiene redaños para defender usted lo que cree, o lo que cree usted no es digno de los que depositamos nuestras esperanzas en un cambio. Me temo que es más lo segundo, porque lo primero tendria solución.

Como usted  mismo dijo, los liberales siempre sabemos dónde está la puerta. Porque jamás nos duelen prendas en cruzarla, si lo que está en juego (y es lo que está en juego) es nuestra libertad.

Agur.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: