Inicio > Uncategorized > Mi musa, Maruja

Mi musa, Maruja


Maruja y su Jefa

Maruja siendo independiente

Hoy es uno de esos días en que me veo abocado a escribir dos, a falta de uno.

Pero no puedo evitarlo, simplemente está en mis entrañas. Es como una especie de retortijón literario que me ataca. Me rodea. Me absorbe. Me empuja a escribir.¡ Córcholis, qué pasión!.

Maruja, mi musa, la luz de mi intelecto, el corazón de mis entretelas ilustradas. La mujer que más momentos gloriosos ha proporcionado a mi torturada conciencia liberal. El baluarte absoluto de la razón. La esencia del argumento sólidamente fundamentado. ¿Qué sería de mí sin Maruja?.

Su artículo de opinión de hoy merece, sin duda, un lugar de honor en esta humilde casa.

Trabilla Camps es el título. Qué elocuencia, cuánto ingenio derrochado en un mote, qué generosidad. Desde que Sugar Ray Leonard subió a un cuadrilátero, el baile de sus piés fue un sinónimo incomparable de ritmo y precisión, nunca antes ni después visto por el ser humano, hasta que ha ocurrido en la cadencia, deliciosamente sonora, de ese “trabilla” que lo dice todo.

Ella es tan… comme il faut.

Fijaos como, en su innata habilidad para el happening, ha sido capaz de dejar en calzoncillos al inenarrable Camps. En la primera frase y sin anestesia; a lo vivo. Cómo transmite esa imágen tan eficaz de ese personaje, tan frecuentemente bien vestido y a quien los trajes (claro, son de “gañote”, como todos los lectores del diario a estas alturas ya saben) le quedan tan bien, reduciéndole a la indignidad de camisa, calzoncillo y calcetín de ejecutivo. Un vulgar gañán de piernas desgarbadamente delgadas y peludas. La soberbia materialización del icono sospechado y narrado, no ocultado.

Y el acto. Ese acto execrable que consiste en elegir una corbata a juego con la camisa. ¡Qué escándalo! ¡Un gigoló!.  Ese culito escurrido dentro de esos pantalones con trabilla, las posturitas, los glúteos apenas disimulados por la provocadora y dichosa trabilla. Ahora se explica Maruja por qué Rita Barberá posa siempre tras el president en las fotos… para cogerle un pellizco. El PP es Gomorra, Maruja y sus incondicionales lo saben muy bien.

¿Cómo pueden los votantes de Valencia elegir a un tipo que va por su casa en calzoncillos y elige sus corbatas? ¿ein? ¿es que acaso no se han dado cuenta de que los colores pegan?. Y encima, es un tipo salao, hay que ver, con lo seriota y solvente que es la “vice” (censada de matute en tiempo de descuento para los comicios, pero todo sea por la causa).

Mi problema es el conjunto.

El conjunto es la idea que le queda a uno después de leer el texto de la perenne aspirante a premio Pulitzer, Maruja Torres.  Y tras darle un par de vueltas, soy incapaz de afirmar si lo que le enoja es que Camps use trabilla en los pantalones, que esté en calzoncillos en su casa, que elija cuidadosamente su corbata, que ponga poses, o, simplemente, que el Sr. Camps no haga ni el más mínimo amago de darle un bíblico repaso, siquiera cobrando de la ilustre literata en efectivo (es decir, sin Credit Card; cash).

Francamente, no lo sé. Pero tanta fantasía sexual del objeto pasivo en paños menores, tiene que tener algún tipo de explicación freudiana que se me escapa.

Lo que no se me escapa es en una afirmación de esas que, normalmente entremezcladas en una verborrea repleta de hibridaciones entre el deseo personal y la realidad de la vida, suele emplear la parroquia progresista como punto de apoyo (muleta) de sus errantes razonamientos:

“[…]La veneración de Jay Gatsby por sus camisas forma parte de la imaginería del Sueño Americano, actual pesadilla para todos.[…]”

Gatsby… el Gran Gatsby. Y el Sueño Americano “pesadilla para todos”. Esos gallumbos bailones de Camps son la metáfora del más descarnado “laissez faire”.

Para “todos”… un universo estadístico demasiado grande para la muestra que, con toda seguridad, ha constituido el estudio. Es decir, cero.

Para todos, no, Maruja de mis malos pensamientos. Para todos no. Para los que no vivimos de una empresa cuyo oficio más notable es ser condescendiente con el poder, y que precisa del favor de los poderosos para obtener un crédito que cubra la mala gestión y la ineficacia, no.

Para nosotros, que vivimos de los bien o mal que hacemos lo que realmente sabemos hacer, sin importarnos si le gusta o no al gobierno, el sueño americano no es una pesadilla. Para nosotros, es la libertad.

Para otros, sin duda, debe ser un sueño horrible tener que depender de tu propia valía. Un vértigo insufrible.

Rog

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. marzo 20, 2009 en 12:39 pm

    brillante Roger, has estado brillante, yo pido perdón por mi ignorancia, pero qué es la trabilla del pantalón de Camps? no he leído el artículo de la Torres, porque me ponen del hígado la mayoría de los que escribe recontraprogresss… hay varios que ya no leo, ella porque me aburro, Almudenita Grandes porque es insufrible la de tonterías que dice, con lo buena novelista que es, y Millás es el mejor columnista del mundo cuando no se pone en plan defensapesoe haga lo que haga… ah, a Javier Marías tampoco, demasiada mala leche en sus columnas del EPS… de Camps es que el hombre es así, pero qué me decís de Soraya que ahora juega a modelo? Y lo guapa que ha salido, yo quiero saber quién es su fotógrafo y cuánto cobra, para ponerme una fotito así en mi casa y regodearme conmigo misma, dado que en el Elle no creo que me saquen jejeje

  2. marzo 20, 2009 en 12:51 pm

    Hola Manuela, gracias por el elogio. Pero te aseguro que cuando digo que Maruja es mi musa no miento. Ella es la que me inspira. Suyo es el mérito.

    Y en cuanto a Soraya sugerente, es verdad que está francamente apetecible en esas fotos. Yo creo que en verdad es una mujer sexy, y que realmente el mérito lo tiene su maquillador del día a día, que lo oculta no sin cierto esfuerzo.

    Cara aniñada, labios carnosos. En fin, que Soraya tiene ese fondo de morbo que tanto nos gusta a los más impenitentes clásicos. Qué le vamos a hacer.

    Pero Manuela, en mi humilde opinión, a tí no te hace falta ningún fotógrafo para poder tener una foto espléndida.

    Saludos.
    Rog

  3. marzo 20, 2009 en 1:56 pm

    acabo de leer el artículo de la Torres, mira te has quedado corto, qué impresentable, cómo se atreve, y todo eso queda en la más absoluta impunidad, lo dicho, no la leo ni la leeré, me pone del hígado y esto sólo lo confirma, desde luego lo que tienen que aguantar algunos, como Camps… no sé si le habrán o no regalado trajes, pero qué tendrá que ver eso con que sea un gigoló o con si puede o no puede dirigir una comunidad autónoma? eso, que te has quedado corto…

  4. Cris
    marzo 20, 2009 en 2:04 pm

    Bueno, el sueño americando puede convertirse en pesadilla para muchos. A mi siempre me llama mucho la atención quienes, alegando las virtudes de a cada uno lo que se merezca, deje por el camino a tantos que se merecen lo mismo o mas pero no lo han conseguido. El envenenado axioma de eres un fracasado porque no has sabido ser lo contrario es una de las mas execrables boutades del “sueño americano”. Respecto a la perfomance de Maruja sobre las matinés de Camps eligiendo traje, pues que quereis que os diga, me han hecho gracia, porque Camps tiene su morbo y lo sabe, y es con diferencia lo mas Preysler que tiene el PP (porque lo siento pero creo que Soraya haría bien en dejar de vender su sendualidad en unas u otras partes… que me cae bien la chica, pero le faltan unos cuantos inviernos). No ha dejado de ser una gamberrada de las tipicas de Maruja Torres, que mas que nadie “o la tomas o la dejas” porque siempre es tendenciosa, lo que no quita para que tenga su gracia cuando la tiene, y su razón, cuando la tiene también, que es muchas veces. Respecto a Camps y sus trajes, es tan surrealista el tema, que de todo lo que se está escrbiendo al respecto uno no puede mas que tomarselo practicamente a cachondeo, excepto al perjudicado sastre José Tomas, despedido y acusado… tan solo por decir la verdad, “oiga, a mi las facturas me las pagaba un tal Crespo” … en fin, que verguenza. Mientras unos y otros perdemos el tiempo hablando de la trebilla, el aire a lo Richard Gere de Camps, y otras cuantas gilipolleces, al final acabas pensando, cuando cierras el periódico, que aqui todavía queda mucho de “republica bananera”.
    Cris

  5. marzo 23, 2009 en 12:22 pm

    el sastre tampoco me merece mucho respeto, por lo visto también tenía facturas falsas y ha cambiado su versión de los hechos según a quien se lo ha contado, no sé no lo veo muy claro…

  6. marzo 23, 2009 en 5:53 pm

    Sinceramente, y sin entrar en detalles (porque es precisamente en esta ceremonia de confusión lo que menos se conoce), me interesa mucho saber si con mis impuestos, alguien ha estado haciendo filigranas.

    Y me interesa en general, porque tengo la impresión de que en este tema, hay todo un cocido de golfos importante.

    Si Camps lleva trabilla o no, me parece una soberana tontería. Si luce tipo Richard Gere o Martin Feldman me es indiferente.
    Ahora, si ha metido la mano en la caja, sea para lo que sea (y esto incluye beneficiar a determinadas empresas), debe saberse y castigarse.

    Lo que no quiero que pase es como pasa en mi Andalucía del alma, que el hermano del presidente dirige un área que adjudica contratos a la empresa de otro hermano, se pide una comisión de investigación y aquí, ni tres días, ni dos, ni medio. Carpetazo y se acabó.

    Ese es el peligro de tener el estado hasta en la sopa, que al final tienen tanto poder y tantos recursos, que pueden amargarte la vida o incluso hundirte por completo por cualquier pavada, mientras los artífices de la alta ingeniería financiera se escapan de rositas por aquello de la mayoría cualificada.

    Los golfos al “trullo”, que nos cuesta mucho trabajo ganar todo lo que nos exigen mes a mes.

    Rog

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: