Inicio > Credo Liberal > Credo Liberal

Credo Liberal


Friedrich Hayek

Friedrich Hayek

Desde que el florecimiento del comercio libre permitiera la existencia de ciudadanos libres tras siglos de vasallaje, la tentación intervencionista de los Estados (incluso los democráticos, y fundamentalmente éstos) ha ido paulatinamente invadiendo esos espacios de libertad de los ciudadanos.

Las doctrinas colectivistas, consecuencia de un anhelo de Planificación social (y económica) criticada por Karl Popper en “Las Miserias del Historicismo” y por Hayek en “Camino de Servidumbre”, han sido la semilla de las más terribles experiencias totalitarias. Fuente de sufrimiento y miseria para millones de personas.

Las doctrinas colectivistas, como el comunismo, el socialismo o el nacional-socialismo tienen una raíz común. Y como tales ramas de un tronco común,  fobias y filias similares. En su enfermizo y sectario imaginario, sólo hay una fuerza que se alza con claridad y convicción en defensa de la libertad individual de todos; el liberalismo. Por eso es su gran enemigo.

Los colectivistas de cualquier color, sabor y cuño, han sabido inferir en la sociedad el miedo al liberalismo a través de una batería de falacias cuya base se fundamenta en la manipulación, a través de la propaganda, de las palabras. El sentido de esas palabras ha sido prostituido,  para crear ante la opinión pública una imágen inaceptable de la única vía para ser ciudadanos  libres. Precisamente lo que intentan impedir los participantes en esta “partidocracia” en la que estamos inmersos.

El desarrollo de esta retórica antiliberal es, incluso hoy mismo, uno de los ejes fundamentales de la propaganda colectivista. Dicho colectivismo se encuentra mayoritariamente representado en el Siglo XXI en la Socialdemocracia. Sin ella (sin la acción de propaganda), sus posibilidades de acceder por la vía democrática al poder en un país desarrollado serían escasas. Por eso precisan desesperadamente conseguir asociar las palabras a conceptos falseados.

Cuando Hayek, en los años 40, escribió “Camino de Servidumbre”, recibió el elogio de Keynes en lo referente a sus conclusiones morales y una observación muy favorable de Schumpeter. Este último decía que era un libro cortés, que sólo atribuía a sus rivales políticos un error intelectual. En el Siglo XXI, probablemente Hayek no hubiese podido ser tan amable con sus rivales. La Historia de los últimos setenta años arroja a sus justas posiciones a aquellos que aún hoy, defienden una Planificación Estatal (traducida coloquialmente en una reciente frase: “menos mercado y mas Estado”, que para cualquiera de nosotros quiere decir “menos libertad y más coacción”), pero la opinión pública aún no ha podido desprenderse del efecto pernicioso de la manipulación de palabras y conceptos.

Por este motivo es importante explicar estos conceptos, porque ciertamente, muchas críticas liberales no pueden ser comprendidas si no se expone la perspectiva desde la que fueron formuladas.  Increíblemente y por primera vez desde mediados del Siglo XIX, necesitamos explicar de nuevo nuestros conceptos, especialmente el de libertad. Y como dice la frase del póster de Hayek: “Libertad y responsabilidad son inseparables”.

Poco a poco, iré desgranando desde la perspectiva de los padres del liberalismo, cual es el sentido de las ideas en las que creemos los liberales. Aquellos que las conozcan pueden encontrar un modo de reflexionar de nuevo sobre ellas. Y aquellos que no, podrán finalmente saber qué es lo que quiero decir cuando digo individualismo, planificador, intervencionismo, ley formal, moral y Estado de Derecho, entre otras cosas.

Evidentemente, no va a ser el un partido de Izquierdas el que redacte mi credo. Ni por supuesto un partido Conservador. Ni siquiera un Centro reformista (la nada más absoluta desde el punto de vista ideológico).  Nuestro credo es el que es, y no el que nuestros adversarios, o aliados permanentes y/o coyunturales determinan. Pero se han hecho tan pocos esfuerzos por desgranarlo y difundirlo, que siento que alguien ha de hacerlo. Posiblemente no sea yo el más indicado para ello. Mejor dicho, seguro que no lo soy. Pero quiero reservar un espacio en mi blog para exponer todo esto y que, al menos, mis críticas y opiniones  puedan entenderse de un modo más correcto.

Y, de paso, si consigo que alguien comience a reflexionar sobre ciertas cosas, habrá valido la pena.

Rog

Anuncios
Categorías:Credo Liberal
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: