Inicio > Uncategorized > En busca del eslógan perdido (aterriza como puedas)

En busca del eslógan perdido (aterriza como puedas)


La coral progre anda últimamente algo desorientada. La verdad es que en su caso no es para menos. Demasiado que los pobres están aún intentando comprender cómo Zapatero ha recibido con agrado el plan de rescate de Bush. Ellos, que pensaban que cualquier cosa que hiciese Bush merecía, como mínimo, una sentada (y en algunos casos hasta botellona preventiva). Ahora están como el gladiador del chiste. ¿Que cómo es el chiste?.

Pues resulta que se enzarza un gladiador contra otros diez gladiadores en la arena, y un follón de mil demonios. Golpes, escudos, redes hachas, miembros cercenados, arena y polvo que impide ver nada. De repente va el gladiador que combate en solitario y ve por allí, en medio de la polvareda, un miembro que morder con fiereza. Y dice: “¡¡ ja ja ja, esta es la mía !!”. Y, efectivamente, era la suya.

Pues igual andan los progres globales, cada vez que pegan un bocado a algo, es la suya.

Personalmente no siento ninguna simpatía hacia el hecho de que los banqueros y brokers fracasados enjuguen sus penas con el dinero de los demás. Siento exactamente la misma simpatía que cuando lo hacen en España los agricultores, o las empresas lecheras, o quienquiera de los muchos que lo hacen. Pero sin embargo, se ha extendido entre la fauna kultureta, la expresión “beneficios privados, pérdidas públicas”. Pues bien, esto de ser liberales sin saberlo es una forma de morder en la suya.

En primer lugar, hay que analizar si la expresión es verídica en su totalidad. Porque los beneficios de las empresas, están gravados tanto (o más) que los salarios de los trabajadores. De modo que la contribución de las empresas cuando obtienen beneficios, es sustanciosa para el erario público. En un caso como el mío, un 30%. En otros más.

Si un trabajador cotiza durante su vida laboral a una bolsa denominada “prestación por desempleo”, como de hecho se hace, tiene derecho a una prestación cuando se queda sin trabajo. Nadie cuestiona si se queda sin trabajo por una mala dirección de la empresa, o si es que el tipo era un vago de escaso rendimiento. En este ultimo caso, se habrían igualmente privatizado los beneficios de esa nómina, y hecho público el coste de mantener un haragán con el dinero de todos. Si esto lo aceptan los socialdemócratas como principio de solidaridad, ¿por qué no habrían de aceptarlo con las empresas?. Esta es la primera onda de choque seria por la que sus quejas acerca de los planes de reflotamiento y ayuda anunciados en diversos países, son criticados con la boquita pequeña. Porque mañana el mismo principio puede serles aplicado a ellos con todas las consecuencias. Y eso debe doler.

Socializar, en términos generales, es una mala idea. Sobre todo si es por la fuerza y no por una decisión libre de los ciudadanos.

El champán barato descorchado por algunos sectores para celebrar la caída del capitalismo, va perdiendo fuerza y se convierte, día tras día, en orín de cabra.  Y es que ni siquiera el ilustre Sr. Blanco es capaz de poner en pié no ya un eslógan con fuerza, a lo que nos tiene acostumbrados, sino un mal ripio para una manifa.

Andan los progres en busca de un eslógan, y ni ellos mismos se ateven a deletrear lo que están viendo. Mejor dedicarse a la Memoria Histórica, que es un valor seguro. Además, ¿ a quién le importa un puesto de trabajo con lo apasionante que es una fosa común ?.

Rog

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Jose
    octubre 7, 2008 en 6:40 pm

    Rog, la contribución que hace el erario público de los sueldos de los trabajadores no es para nada desdeñable. En mi caso es de un 35%. Esta retención no tiene nada que ver con la seguridad social, que es la que paga el desempleo. Un empresario también puede optar a ella, lo que pasa que decide declarar el mínimo con el objetivo de pagar lo menos posible, lo cual es muy libre de hacer, pero ha de atenerse a las consecuencias. No veo por tanto las similitudes que explicas.
    Por otra parte, por todos es sabido que en muchos casos en las pequeñas empresas se producen numerosas irregularidad en las contabilidades. Esto es hasta cierto modo comprensible, ya que yo se de propia experiencia lo complicado que es llevar adelante una empresa. Sin embargo, a mi entender esto es contraproducente, ya que al darse por asumido que existe un fraude (por lo frecuente de los mismos), las cargas tributarias no puede descender. Y ésto es algo que ningún gobierno de españa ha hecho nunca, perseguir con ahínco al defraudador (seguramente porque requiere esfuerzo).
    En el tema de la salvación de los bancos por parte de los gobiernos, lo veo comprensible, ya que los ahorros (y por ende, las vidas) de sus ciudadanos están en peligro y el bienestar de sus ciudadanos es la labor que se le supone al gobierno de una nación. Sin embargo, no deja de revolverme el estómago que tengamos que pagar todos el malhacer de unos cuantos que antes se enriquecían sin que viéramos un duro. Igual que es incomprensible que los que hasta hace dos años estaban comprando sin parar coches, casas y pidiendo préstamos a expuertas, sin dejar ninguna previsión ahora pidan a papá estado que les resuelva sus problemas. ¿Y aquellos que como yo ahorraron privándose de algunas cosas y que por ende ahora no tenemos ningún problema tenemos que cargar con ello? ¿Con qué motivo?
    Viendo a todos los países que están cayendo yo cada día tengo más claro que nuestro modelo económico no es tan malo como se dice, y que si bien ZP está demostrando ser un inútil que solo vale para actos inocuos, no creo que ni nadie ni nada hubiera impedido que esta crisis afectara a los españoles, ya que en este mundo tan globalizado, el gobierno de una sóla nación (a no ser que hablemos de EE.UU.) tiene poco que hacer en estos casos.

    Saludos,
    Jose.

  2. octubre 8, 2008 en 12:00 am

    Hola, Jose.

    Por supuesto que la fiscalidad sobre los salarios es realmente escandalosa. Una persona que me cuesta casi treinta mil euros al año, percibe en su bolsillo algo menos de diecinueve mil. Es decir, que pago una auténtica barbaridad para que al final, el empleado esté mal pagado. Y si encima haces una subida del 6%, como resulta que has traspasado el tramo de la tabla de IRPF correspondiente, te cuesta más, pero el empleado percibe aún menos. Encima está profundamente descontento.

    Pero la fiscalidad de las empresas es aún más alta. Una empresa que gana, digamos 100 (100 de beneficio, se entiende), paga 30 si ese 100 está por debajo de una cantidad, o 35 si está por encima.

    De todo ello quedan 70 o 65.

    Si los accionistas (propietarios) deciden repartir algo de beneficios, digamos 35 de los 65 restantes, esos 35 están tributando al 35 o más en función de la cuantía que suponga.

    De lo que queda, reinviertes para poder crecer, lo que suele suponer más nóminas con gravámenes como los que comentamos antes.

    Las cargas tributarias no descienden porque se mantienen altas para pagar toda la maquinaria estatal, que emplea más del 50% de los impuestos en malgastar el resto. El fraude existe en muchas pymes, por supuesto, pero no es la causa de que no bajen los impuestos. La causa es el enorme aparato estatal, las Autonomías, y el clientelismo político.

    En cualquier caso, es incorrecto decir que las empresas que han tenido beneficios, los han considerado privados en su totalidad, porque la fiscalidad a las empresas es altísima. Luego la crítica que hago a la frase de “beneficios privados, pérdidas públicas” es justificada, la frase es tan justamente aplicable a las empresas como a los empleados por la misma regla de tres. Es decir, la frase es falsa de cabo a rabo porque una empresa paga bastantes más impuestos de sus beneficios que un empleado de los rendimientos de su trabajo.

    Muchas personas tienen problemas. Unos porque les ha pillado una situación que no han buscado, y muchos por estupidez. Porque pensar que un inmueble, pagado en Alcorcón a precio de apartamento en Manhattan, siempre se revalorizará un 20%, mientras que la hipoteca bajará eternamente es simplemente de bobos.

    Y, como es costumbre en los estados del Bienestar, cuando todos la cagan miran a papá Estado (tu dinero y el mío) y ponen el cazo con gesto afectado.

    Pero ¿realmente crees que no puede hacerse nada por estar inmersos en una economía globalizada?. En este punto he de discrepar contigo. Y mucho. Si creyese esto que comentas, la conclusión inmediata sería la supresión del Ministerio de Economía y Hacienda. Al menos no tendríamos el gasto, ya que otra cosa no podemos hacer.

    Pero lejos de ser cierto, sí hay cosas que se pueden hacer, claro que las hay. En primer lugar tenemos que dejar de gastar más de lo que producimos, esto que alude a nuestro colectivo como país, comienza por una disciplina económica en lo personal que tú mismo has comentado perfectamente: hiciste tus deberes, fuiste sensato y ahora no estás ahogado. Por supuesto que notas los efectos de la crisis, pero no tienes el agua al cuello. Es el primer paso para equilibrar la balanza financiera con el exterior.

    El Estado debe de dejar de gastar como gasta. Con la excusa de los “gastos sociales”, el chorro de dinero que nuestra administración se deja en ineficiencias, duplicidades, fastos y chorradas de diverso pelaje es para denunciar a la Administración ante Estrasburgo.

    Hay que poner en marcha políticas imaginativas, y dejarse ya de lo de siempre. Agarrar el toro por los cuernos y poner a la gente a trabajar. Conozco a alguien relevante de la Administración que te dice con tristeza, que con la mitad de funcionarios que ahora existen, si todos cumplen con su trabajo, sería más que suficiente ¿te imaginas un 25% menos de gasto público reducido de golpe y sin efectos visibles en los servicios públicos?. Ahora vamos y se lo contamos a los Sindicatos, a ver qué les parece perder todas esas cuotas que tienen garantizadas.

    Tenemos que dejar de ser la sanidad pública de Europa y la Seguridad Social de barra libre de los millones de personas que se dirigen a nuestro país por ese motivo. Siempre se habla de la aportación de los extranjeros a nuestra economía. Ahora hay que devolver todo lo que aportaron, si no más, por aquello de la cobertura universal sanitaria en conjunción con la reunificación de las familias. Trabaja una persona durante dos años, y tienen prestaciones siete personas durante algunos más. Un país es como un barco, si su capacidad es de 170 personas y embarcas a 200, irán incómodos, si embarcas a 250, habrá conflictos y violencia. Si embarcas a 300, se irá a pique con todo el mundo a bordo. Este sinsentido hay que organizarlo y dejarse ya de acusaciones vacuas de racismo y otras bobadas que la realidad desacredita insistentemente.

    Hay que cambiar de banca. Los bancos son empresas normales y corrientes que venden servicios financieros y prestan dinero. Punto. No entiendo por qué es un oligopolio donde sólo pueden operar unos pocos privilegiados. Tiene que haber unas reglas claras, una garantías suficientes para el consumidor que sean claras y justas, y una competencia abierta. De ese modo se dinamizará el mercado financiero. Porque una de las cosas que muestra esta crisis, es que el mercado financiero está tan endiabladamente concentrado en bancos tan grandes, que efectivamente precisan una enorme crisis para verse en problemas. Pero que una vez tienen problemas, son tremendamente caros de resolver, y tiene que pagar el ciudadano.

    Si un banco grande cierra, pilla a mucha gente. Si cierra uno pequeño, el problema es mucho menor. Incluso para el erario público. Prefiero bancos pequeños.

    Y hay que educar a los españoles. No para la ciudadanía, sino para la disciplina, el esfuerzo personal y la satisfacción de disfrutar sus merecidas recompensas. Y hay que empezar por la Universidad. Hay que acabar con ese régimen de paniaguados demagogos y exigir una calidad docente y científica que no tenemos. Hay que exigir a los estudiantes que estudien, y si no que dejen la Universidad para otros. Y corregir la innata tendencia de obtener un título para opositar. Porque no me gusta pagar funcionarios (o al menos no me gusta pagar a tantos), quiero empresas que generen riqueza y empleo, y que compren mis productos y servicios. Ya vale de un curro tranquilito de ocho y media a dos y media y ahí me las den todas, después de haber hecho durante cinco años una licenciatura en Empresariales.

    Hay que conseguir que en los convenios colectivos de las empresas, los despidos sean de verdad flexibles y no que tras el despido, aunque sea procedente, tengas un 70% de probabilidades de que el Juzgado de lo Social te condene por ser “la parte más fuerte”, tengas o no razón. Y además que se contemplen las retribuciones variables y los objetivos. Esto de que yo voy a la oficina y cobro a fin de mes haga lo que haga debe acabarse. En España generalmente no trabajamos demasiado, eso sí, echamos horas en la oficina socializando con los colegas como si nos fuese en ello la vida.

    Como verás, creo que se pueden hacer muchas cosas. E incluso muchas más que ni se me ocurren. O también cometer errores mientras intentas de buena fe arreglar una situación. Lo que no debe hacer un Gobierno es encogerse de hombros, decir que estamos mejor que Italia y no hacer ni el huevo.

    Es que resulta que son nuestros empleados, les pagamos, y les toleramos que nos digan que nada puede hacerse.

    Pues se quiten de enmedio y dejen a otros que sí puedan o que al menos lo intenten.

    Rog

    PD: Y no he hablado de política energética, que también hay aquí tela que cortar con nuestra estúpida y sectaria dependencia del petróleo sólo para recoger el voto ecologista. Hay que ver la pasta que nos cuestan los molinitos y las centrales solares, mientras Francia nos vende energía eléctrica generada con centrales nucleares. Hay que ser tontos.

  3. Jose
    octubre 8, 2008 en 10:24 am

    Querido Rog, tienes mucha razón en lo que dices. Y no es sólo que el 50% de los funcionarios de la Administración Pública sobren, lo más grave es que hoy día el trabajo del 100% de los empleados públicos recae sobre un 20%. Lo cual quiere decir que aquéllos funcionarios que son realmente profesionales (y te puedo asegurar que los hay) tienen que cargar con el trabajo de sus compis vagos. Admito que no hay nada que me revuelva más el estómago que ir a un sitio a hacer una gestión y ver como ésos incompetentes toman café mientras yo espero con los sbrazos cruzados.
    Pero también te digo que igual me revuelve el estómago cuando veo a mi dentista, que tiene unos cuantos coches y pisos y sus hijos pueden optar a una beca de ministerio porque declara el mínimo, al igual que tener que pagarle a un notario 3000 euros sólo por poner su firma, o que la Iglesia reciba dinero nuestro y encima esté exenta de impuesto.
    Son muchas cosas las que deberían de cambiar Rog, y el problema es que ningún gobierno en España ha hecho nunca nada por cambiarlas, ni PP ni PSOE, y me extraña que lo hagan nunca porque como ya te he dicho en muchas ocasiones, para mi unos y otros son exactamente lo mismo, y cada día que pasa me reafirmo más en mis convicciones.

    P.D. Lo de la energía eléctrica es sangrante. Ahora está de moda lo de las energías renovables. Muchas subvenciones muchas fotos y muchas tonterías para construir molinos y placas solares que producen menos que lo que cuestan, y lo que es peor, como son inestables solo están para satisfacer los picos de demanda, con lo cual la mayoría de las veces la energía que generan se tira. Las placas solares pueden ir bien para calentar (y no del todo) el agua caliente, pero para generar electricidad es totalmente ineficiente. Con los molinos de viento pasa prácticamente lo mismo. El único sistema que parece que funciona es el que han implementado en Sanlúcar la Mayor, en Sevilla, mediante el cual espejos dirigen la energía solar hacia un depósito para calentarlo. Por ahora parece que está dando buen resultado.
    Sin embargo, es cierto que abastecer a un país a base de energías renovables es impensable. Al final el tiempo dará la razón y todos tendrán que optar por la energía nuclear. Ésta es desde luego la más eficiente con diferencia (y también limpia), aunque también peligrosa por los residuos nucleares. Haciendo bien el trabajo no tendría que haber ningún problema, pero es que ¡ay amigo! quién se fía ya. Porque mira, que inauguren un tranvía y descarrile podemos aguantarlo, o que diseñen un molino de viento con un paso de hélice inadecuado para el sitio donde va destinado, o que soterren una circunvalación y se inunde, porque al fin y al cabo se arregla con dinero, pero una fuga de residuos nucleares es algo muy serio y peligroso, y visto cómo se hacen en España las cosas me daría bastante reparo. Sin embargo, estoy contigo en que es la única solución hoy día que existe y que cerrarse a ella por temas “ecológicos” es una chorrada. El problema es que son unos incompetentes, hablan de lo que no saben y encima mandan.

  4. octubre 8, 2008 en 10:54 am

    Suscribo lo del dentista punto por punto. De hecho en mi caso particular, como trabajo para grandes empresas, no tengo ninguna posibilidad de escaquear nada y me da una rabia terrible.

    Pero si reflexionamos sobre el fenómeno del dentista (que es equiparable al del albañil, el cerrajero, el fontanero, etcétera) ¿no llegaríamos a la conclusión de que los clientes tienen algo de culpa al aceptar (o incluso a veces exigir) que “les quiten eso del IVA”?.

    Lo de las becas, como toda subvención, mejor hacerlo desaparecer. En EEUU los estudiantes trabajan durante sus carreras para poder pagarlas, y sin duda es un ejercicio excelente de responsabilidad y disciplina. Este año he tenido becarios norteamericanos haciendo prácticas de empresa. Ellos también acuden a la Universidad española para complementar sus estudios y su dominio del idioma. Estaban francamente perplejos de que los estudiantes españoles pasasen el día tirados en el campus o de “fiesta de primavera” (u otoño, o verano, o caléndulas mesozoicas). Y me decía una chica de Wisconsin: “Yo no haría eso jamás, cada hora de clase que pierdo me cuesta más de veinte dólares”, y claro, esos veinte dólares por hora de estudio se los tienen que ganar currando. Les duele su propio bolsillo. Es natural. Yo le aclaré que en España, el precio de una matrícula de un año completo era de 600 euros, que los estudiantes generalmente no los pagaban, sino que lo hacían sus padres y que en realidad daba igual aprobar que no, un año más viviendo en casa a la sopa boba.

    Así nos luce el pelo.

    Un Saludo.
    Rog

  5. Jose
    octubre 8, 2008 en 3:25 pm

    Hombre, y eso que aquí la matrícula es una minucia comparada con lo que cuesta en EE.UU. Allí cada curso puede salir por unos 30.000€ (depende de la Universidad), y las becas (que las hay, tanto de organismos públicos como privados) son muy selectas, y solo para aquellos que por sus calificaciones y su capacidad las merecen, no como aquí, en el que solo te piden haber aprobado ¡el 60% de los créditos matriculados! de locos. Y además, no pueden acceder todos a ellas.
    Lo que si que hay que mejorar es las ayudas a la investigación y las becas de doctorado, en las que si se compite por nota y donde España va a la cola de todos los países. Tampoco ningún gobierno ha fomentado nunca con la importancia que se merece la investigación, lo cual es un craso error.
    Pero hablando de las Universidades de EE.UU. y sus precios, muchos podrían que la calidad de la enseñanza, está a años luz de la de aquí, pero esto es sobre todo porque los alumnos tienen ganas de aprender y no son meros marmolillos. El gran problema de la enseñanza en España no radica tanto en el profesorado, entre los cuales hay grandes docentes e investigadores sino en el alumnado, que va a clase sin ninguna motivación. Éste es uno de los puntos claves que hay que cambiar en el sistema universitario.
    Y de nuevo, ¿quién se atreve a hacer esto aquí?

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: