Inicio > Uncategorized > Eutanasia, eugenesia y déficit

Eutanasia, eugenesia y déficit


Muchos pueden pensar que me he quedado sin palabras desde Marzo de 2008. En cierto modo es verdad. Aunque si nos atenemos a lo práctico, no tengo tiempo de escribir todo lo que me pasa por la cabeza. El Gobierno en plena crisis se radicaliza y nos larga una Garzonada, mientras el desempleo asciende a ritmos récord nos vemos enzarzados en cuestiones que, aparentemente son cortinas de humo. Sin negar la evidente utilidad que tiene para el Gobierno la puesta sobre la mesa de determinados debates (el elenco progre nacional necesita eslóganes para mantener intacta su inquebrantable servilismo al poder ista que no debemos ovidar que es el poder fáctico-) la ofensiva pretende efectos en el terreno moral y en el económico.

Ya es la segunda vez en la historia de nuestra democracia en que la izquierda condena a España al culo de las economías desarrolladas (perdon por lo de culo, pero no podía decir “ultimos puestos” pues no sería suficientemente gráfico y no expresaría el prestigio que, salvo en Guinea-Papúa, gozamos fuera de nuestras fronteras). Y las que nos quedan, para disfrute de progres y paniaguados del socialismo patrio. Que le pregunten al progenitor de nuestra ínclita Ministra del “conceto”.

La preocupación zapaterina por Tanatos, roza ya lo enfermizo. No he conocido ningún gobierno en el mundo (ni siquiera los Espartanos que hicieron célebres la batalla de las Termópilas) con tanta afición a matar gente, o a que esta se muera. Los espartanos practicaban la eugenesia no por decisión de la mujer, sino por mor de su modo de vida, pero sin embargo respetaban enormemente la vida de los mayores, como muestran sus instituciones políticas.

Entre desenterramientos de odios ancestrales, ancianos ayudados a abandonar la lista de las pensiones públicas y niños muertos, el Gobierno se está nutriendo de un formidable currículum que sin duda servirá a todos para continuar sus actividades, ya en el ámbito privado, en el lucrativo sector de las funerarias. Bueno, algunos que no tienen claro siquiera si tras la poltrona pillarán cacho, se han subido preventivamente medio kilo mensual el sueldo (a nuestra costa, todo sea dicho) para después anunciar una congelación de salarios. Brillante.

Hace unos días escuchaba en una tertulia económica una interesante propuesta sobre el salario de los cargos públicos. Y es que sus emolumentos estuviesen directamente relacionados con el coste de oportunidad, es decir, que si un señor accede a un cargo público dejando un alto cargo de una empresa privada (donde se le paga por su rendimiento, no olvidemos) su sueldo tenga que ver con aquello que abandona para el servicio público. Esto tiene dos efectos interesantes. En primer lugar, generalmente accedería a la gestión pública gente preparada en gestión, y no en propaganda, como sucede ahora.

Toda mente inquieta habrá supuesto que para el actual gobierno, esto resulta inaceptable. Veamos ¿cual es el coste de oportunidad para nuestro ínclito Jose Luis? por favor, no se rían. ¿Y para nuestra minstra del “conceto”? ¿Y para el señor Soria? ¿Y para nuestra Vice? ¿Y para el Ministro del Interior? ¿Y para el de exteriores? y no menciono a Don José Blanco porque no forma parte del Gobierno. Cuestión esta última que no hace sino puntuar a favor del Gobierno. Como veréis, intentar establecer un salario para todos éstos ministros en función de la valoración que de sus aptitudes profesionales pueda hacer quien necesita hábiles gestores, supondría su ruina personal cuando menos.

Se puede ahora entender desde esta perspectiva, que todas las personas que en esta valoración queden situadas en el rango mencionado, harán lo que haga falta para mantener su modus vivendi. Trabajosamente adquirido bailándole el agua al líder progre de turno. Este es el motivo por el que ahora, en el año 2008 y con la que está cayendo (y caerá), estemos hablando de muertos y en poco tiempo, de obispos, que es lo que le mola a la parroquia progresista. De economía ni “mu”, como diría el sibilino Pepe Bono. Porque ese toro le toca siempre lidiarlo a la derecha. Poco después viene la izquierda y nos vuelve a sumir en la indigencia, eso sí, con mucha solidaridad (como la de los dispendios en el piso de Bermejo, la “subidilla” del Sr. Aido en la Diputación de Cádiz o el pisazo de don José Blanco, que lógicamente no advierte la evidente crisis económica llevándose por la más absoluta de las nadas, un sueldo de un kilo al mes, también pagado por todos nosotros, que pagamos a los partidos).

La movida moritoria del Gobierno, tendrá sin duda, efectos beneficiosos para sus solidarias aunque pragmáticas mentes. Con el desenterramiento se garantiza el descrédito del único partido que le puede hacer sombra y que, al contrario que el del Gobierno, nació en democracia y vivió por y para la democracia, y los votos de los de siempre, los que viven para obtener revancha de una guerra que perdieron . Con la eutanasia una bonita forma de reducir listas de espera, tratamientos prolongados, crónicos y costosos y, con un poco de suerte, las pensiones. Y con el aborto, una ingente cantidad de cheques-bebé.

Rog

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: