Inicio > Uncategorized > La Falacia de las subprime

La Falacia de las subprime


Anda nuestro Gobierno, como siempre, ejerciendo de centrocampista ante los desastres que nos procura con la única e inestimable ayuda de su propia estulticia. Primero rompe la vajilla, y luego señala como culpable al de al lado, que además le advirtió que no jugase con ella.

Podría soportar un gobierno que se equivoca, rectifica y asume sus responsabilidades. Pero no puedo soportar a esta pandilla de aprendices de brujo indocumentados y prepotentes que sólo desastres nos ofrecen. No ha habido nada, absolutamente nada de lo que han hecho, que haya sido positivo para otros que no sean ellos y los suyos. El sectarismo a la enésima potencia. Luego se atreven a acusar a otros de “favorecer oligarquías”, me gustaría saber qué opina al respecto de esta afirmación el presidente de una conocida entidad bancaria, que siempre aparece salvador y oportuno en los momentos críticos para el ejecutivo, diciendo lo contrario de lo que hacen en la práctica sus oficinas. Si regentase su negocio de acuerdo a sus afirmaciones públicas, estaría tocando la guitarra en una boca del metro de Madrid.

La ultima cantinela de los pepiños son el petróleo y las subprime. Con la cantinela del petróleo, mantienen la crispación de la Guerra de Irak, con las subprime pretenden darle una patadita a Aznar, pero en el culo de Bush.

Y es verdad que ha subido el petróleo, pero ¡ ay amigo !, lo ha hecho en todo el mundo, no sólo en España. En algún sitio diferente tendrán que señalar el diferencial de inflación español con la zona euro (más de 1 punto). Lo cierto es que los progres no se enteran (no sale en el País, está demodée) de que China e India siguen teniendo tasas de crecimiento económico de dos cifras. Y que las gentes de allí, quieren coches (no oficiales pagados por el erario público, como los suyos, evidentemente) y tienen derecho a ellos. Como nosotros. Paradójicamente y a medio plazo, la situación en Iraq puede ser un futil equilibrador del precio del crudo. Pero no entraré aquí, porque no es el tema hoy.

Las subprime son el gran caballo de Troya de PSOE. El liberalismo desbocado, Bush a caballo, los salvajes liberales robándoles a los parias de la Tierra que no tendrán más remedio que defenderse a golpe de mamporro de piquete “informativo” y subvención gubernamental. El mundo idílico de la Sección Funeraria del PSOE (la más activa a tenor del último congreso, más preocupado por matar niños indefensos y enfermos que no se pueden defender que en arreglarnos el cotarro a los vivos) es así. Todos en la miseria y poniéndole el cazo al Gobierno, que desplegará una gran operación de “no-guerra” donde los camiones del ejército , armados con bolsas de Carrefour y cajas de tiritas repartirán finalmente a la ciudadanía pan Bimbo (sin corteza). Después de ello, se dirigirán en formación de a cuatro a cualquier mitin de la oposición para, esta vez sí, dotados de los más modernos medios antifascistas, acabar con el escándalo y la provocación de tales reuniones políticas.Se multará si se sorprende a los reunidos hablando en español. O diciendo la palabra “español” fuera de un campo de fútbol.

Pero al PSOE se le olvida decir, que los bancos españoles no han sufrido especialmente las subprime. Cuando a algunos de nuestros mejores banqueros les pusieron delante el producto, con sabio criterio, lo rechazaron. Saben perfectamente que ganar un 1500% en sellos de correos no es buen ni mal negocio, es simplemente mentira. De modo que a otro gato con las subprime, Don José, porque excepto los indocumentados de siempre (que no son pocos) tendrá poco eco en el resto. Bush no es el responsable de las subprime, aunque gobierne el país donde el sistema bancario las diseñó y puso en el mercado.

Nuestro problema, pepiños y pepiñas del mundo y de la piel de toro (bueno, toro completo porque despellejarlo para un símil como este puede costar una multa de Medio Ambiente) es otro más grave, profundo y cuantificable. Nuestro problema financiero es que el dinero que producimos, no se queda aquí. Por eso los bancos no lo tienen. Desde el batacazo de las “puntocom”, el pequeño inversor tiene mucho más cuidado en lanzarse alegremente a la arena inversora. De modo que a pocos inversores les han pillado las famosas “subprime”, todos estaban en otro tema. En el ladrillo, para ser exactos. Pero en el ladrillo nacional, no en el de Wisconsin.

¿Por qué no está nuestro dinero en España?. Muy simple, porque el dinero no tiene el don de la ubicuidad. O está aquí, o está allí, pero nunca en dos lugares a la vez. Es como nosotros mismos. Sólo la alta ingeniería financiera, al alcance de una élite, podría conseguir un efecto similar (y lo dudo).

En nuestro país, desde hace cuatro años, la avalancha de población ha hecho que en este momento seamos seis millones de personas más de la que nuestra proverbial escasa natalidad ha sido capaz de producir. De modo que todos los meses, la mitad de los salarios de, pongamos cifras gordas, unos cuatro millones de personas, de marcha a otros países. Una persona de Bolivia que gana en España 700 euros, envía 300 a su país de origen para ayudar a su propia familia. No juzgo que esté mal o bien, los buenistas pueden ahorrarse el rollo dialéctico de siempre para cerrar estos debates. Digo lo que sucede. Todos los meses, son:

4.000.000 x 300 euros de transferencias = 1.200.000.000 euros que salen del país. Mes tras mes

Al cabo de un año, la cifra se multiplica por 11 en el peor de los casos. Doce mil millones al año de divisa que sale del país. Pero esto, es mejor ocultarlo, por aquello de la xenofobia, que viene muy a cuento de discutir cifras, como todo el mundo sabe.

Doce mil millones de euros anuales que no están en nuestras entidades bancarias ni se emplean en el desarrollo ni en el crecimiento de nuestras empresas, sino en financiar el crecimiento de otros países. Por eso a otros el crecimiento les luce bastante más, y a nosotros bastante menos (tan poco nos luce que estamos al borde de la recesión, si no entramos en ella en un par de meses) y no por la pamema de las subprime.

Pero esto sólo es una ficción de un liberal salvaje, mientras tengamos a un Bush a quien echar la culpa y un erario público que esquilmar ¿para qué usar las neuronas?.

Rog

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. JOrge
    julio 15, 2008 en 11:15 pm

    Y que conste que comparto muchas de tus ideas… pero….
    Vuelas por las causas y te enredas en lo meramente anecdótico y, me explico.
    Respecto al petroleo, creo que deberías profundizar algo más; tasas de crecimiento de los precios, estado de las reservas, previsiones de consumo y, quizás lo mas importante, ratio euro/dolar y, fundamental, qué estructura adoptan las productoras en la formación del precio del barril (osea, quien se queda el dinero..). A bote pronto, en los últimos 6 años, el precio en euros del barril habrá subido entorno a un 10% (ojo que hablo en euros!), mientras que el precio de la gasolina lo ha hecho en el mercado europeo entorno a un 100%. Las petroleras están logrando unas ganancias extraordinarias, como nunca!, los estados, logrando unos ingresos fabulosos y a los usuarios se le vende la película de que “es un precio aceptable”. El efecto que este precio del crudo puede tener en estas economías que nos cuentas, es algo que habría de mirarse con lupa, pero lo que está claro es que con un precio inferior, sus tasas de crecimiento serían bastante más espectaculares de lo que son ahora. Nuestras exportaciones se verán afectadas no me cabe duda, por la fortaleza del euro, pero no conviene precipitarse en sacar conclusiones de lo que puede ocurrir o no y quizás eso sea mejor dejarlo para más adelante.
    Respecto a la inmigración, prometo ser más breve. Aún recuerdo con estupefacción cómo en un diario andaluz, en letra pequeña, página de número par y bien entradito en papeles, mencionaba un manifiesto pactado entre la CEOE y Manuel Chaves para incrementar la inmigración en Andalucía. Unos por motivos políticos y los otros por lo de siempre.. y si sacan el dinero encima del país, que no te extrañe, que con eso desarrollan otros países y con suerte les vendemos algo..no ?, solo te faltaba obligarles a dejarse la vida y los cuartos en esta piel de toro.. rog, en un día la Shell saca de España más de lo que sacan estos amigos en un mes… y ese dinero no sabemos donde va…
    Veo que no comentas nada de la nueva directiva de las 65 horas semanales..(qué pasará con el nivel de desempleo ?).. ni de la subida de tipos de interés para frenar la inflación ( es curioso esta medida.. tan típica en inflaciones de demanda… cuando lo que yo veo es una inflación de costes y de todo punto “artificial”.. los bancos se estarán frotando las manos, no me cabe duda..).. ni tampoco nada respecto a la influencia de la prensa en la política nacional.
    Creo sinceramente que los antiguos poderes .. Ejercito, Iglesia y Estado están siendo desplazados (algunos ya ni cuentan) por Banca, Prensa y Empresas… aunque aun interese mantener la “apariencia de estado” por motivos evidentes.
    Es la falta de libertad más absoluta, la perversión del pensamiento liberal forjado en MBA´s caros donde se suprime la filosofia y el pensamiento. A veces, hecho de menos a los comunistas, desaparecidos en combate por su “talibanismo”. No comparto muchas de sus posturas, pero solía respetar lo que representaban, y me alegraba que estuvieran ahí (pero no al mando.. jeje..).
    Creo que vamos a pagar caro el haber desterrado la filosofía y el pensamiento de nuestra sociedad.. y eso ya empieza a verse bastante claro. A mi entender.

    Afectuosamente: Jorge

  2. julio 16, 2008 en 10:54 am

    Hola Jorge, bienvenido y gracias por el comentario.

    En realidad en el post no intentaba desgranar un análisis pormenorizado de todos estos temas, sino señalar la falacia que supone achacar la situación económica global a las “subprime”, que es lo que permanentemente hace el Gobierno, aprovechando que su origen son los EEUU.

    En lo referente al petróleo no te falta razón, pero los argumentos que mencionas, no entiendo en qué punto rebaten los que yo he comentado. Creo que lo complementan y hacen la fotografía más precisa. Pero en resúmen, hablamos de un bien (el petróleo) cuya disponibilidad (o expectativa de disponibilidad) es escasa o dificultosa (es cierto que los conflictos bélicos también contribuyen a encarecerlo, como ha sucedido ahora con el último rifirafe con Irán), y cuya demanda se incrementa a pesar de ello. Porque el petróleo para las sociedades desarrolladas, hoy día es un bien de primera necesidad, casi como la barra de pan. Aunque suba de precio, su demanda se mantiene o crece de forma estable.

    De modo que lo que sucede, conflictos aparte, es normal. No tiene relación con lo que hagan o dejen de hacer los norteamericanos con sus hipotecas.

    Y ahora vayamos a los impuestos, porque lo que pagamos de nuestro bolsillo en las gasolineras son impuestos en casi un 70%. Y este aspecto no se comenta casi nunca. ¿Que subió el Brent?, claro que sí, pero subieron igualmente los impuestos al incrementarse la base imponible. Y los gobiernos también intentan equilibrar sus presupuestos en base a esto, echándole la culpa a la política exterior de otros. Afortunadamente, y tampoco ésto se comenta, el Brent se paga en dólares, y teniendo un Euro fuerte, el impacto de esas subidas en la zona euro es, de momento, menor que en las economías cuyo patrón es el dólar.

    Sin embargo en España, a pesar de pagar el petróleo como en Francia o Alemania, la inflación es sensiblemente mayor. A lo mejor esto tiene que ver con rigideces estructurales en el mercado de trabajo, y con ciertos aspectos de la gestión del gasto público. O con ciertas opas que estamos pagando todos en el recibo de la luz.

    En una economía de mercado, un producto de primera necesidad escaso, con oferta constante y demanda creciente puede subir indefinidamente hasta un punto muy muy elevado y el mercado se desequilibra. Pasa de ser un mercado de demanda a un mercado donde rige la oferta, como en los monopolios. De ahí la importancia de disminuir la dependencia de las fuentes energéticas derivadas del petróleo, porque no se pueden controlar sus precios. Los que tienen el petróleo (no sólo las petroleras sino la OPEP) se forran de ganar pasta. Shell se ha forrado siempre, como lo ha hecho Repsol/YPF, GALP, Cepsa, etcétera. Ahora se forran más. Pero te recuerdo también que gran parte del negocio de estas empresas es el asfalto (derivado del petróleo), y esa parte tiene tufillo a estancada. No me dan nada de lástima, no me malinterpretes, pero como empresas hacen lo que tienen que hacer, que es aprovechar una coyuntura de mercado. Cuando los responsables de los gobiernos se den cuenta de que hay políticas que pueden paliar estos efectos, entonces tocarán bastos para esas empresas, y tendrán que apechugar con lo que haya. Pero para eso, hace falta que los Gobiernos no miren al tendido y creen las condiciones adecuadas. Para eso cobran. Personalmente y al hilo de lo que comentamos, que las empresas ganen dinero legítimamente no me parece nada censurable, más bien al contrario.

    En cuanto a la inmigración nada más lejos de mi intención que satanizar nada. He constatado un hecho que creo que es verdadero y real. Nunca he sugerido una medida estatal ni social ni colectiva contra ello. Señalo que ese fenómeno tiene esos efectos y, como bien apuntas, para nosotros es bueno que esos países se desarrollen. Es más, son nuestras empresas las que tienen que espabilar y darse cuenta de dónde hay mercados emergentes y dónde hay que buscar los garbanzos. El discurso intervencionista de que “El Gobierno tiene que apoyar la sostenibilidad del sector” me parece absolutamente rechazable y sólo señala que los que lo sostienen no son empresarios, sino meros oportunistas que no merecen ese apelativo. Son comisionistas de transacciones comerciales. Sanguijuelas económicas.

    Pero todo esto no deja de hacer cierto el hecho de que hay unos importantes flujos económicos que salen de nuestro país, y que, una vez más, nada tienen que ver los Estados Unidos, como nos quieren hacer creer. Esos flujos son naturales, inevitables y legítimos. Pero existen y eso es lo que señalo, nada más. No se por qué dices que deseo que nadie se deje la vida aquí y todo esto, no creo haberlo sugerido en ningún momento.

    Hemos de ser plenamente conscientes de lo que pasa, porque sin conocer la situación, jamás podemos acertar en lo que hay que hacer para poder mejorar y hacerle frente.

    El pensamiento liberal, Jorge, no suprime la filosofía y el pensamiento, como sugieres. El MBA es “Master en Business Adminstration” y no un foro aristotélico. La gente va allí a aprender administración de empresas. Y lo aprenden bien a tenor de los resultados de sus alumnos y su prestigio. El MBA no es un máster de pensamiento liberal, sino de prácticas empresariales.

    Esto sería muy largo sólo para este post, pero te prometo reservar un post sólo para este aspecto particular sobre liberalismo y filosofía. Porque el liberalismo no es una práctica económica, ese es el error. La práctica económica es el resultado de las ideas liberales, fundamentadas en la libertad personal del ser humano.

    La última reflexión que haces me llama la atención poderosamente. Y creo que no debemos ceder a la tentación totalitaria. La libertad lleva aparejada indefectiblemente un ejercicio creciente de responsabilidad personal. En esa faceta (moral, sin duda) del liberalismo, hemos de empezar a reconocer hasta qué punto nuestras propias acciones son causantes de lo que sucede a nuestro alrededor. A veces, la palabra responsabilidad no implica sólo señalar a un culpable, sino asumir plenamente los resultados de tus acciones. En este punto es donde muchas personas se echan atrás, y prefieren a Papá Estado para que les saque las castañas del fuego. Es cuando, tras haber participado de lo que te sucede, no quieres hacer frente a ello y quieres que otros paguen sus consecuencias, es cuando se busca el culpable ajeno.

    En ese momento es cuando surge la tentación totalitaria. Esta se manifiesta de varios modos, o bien rogando por un intervencionismo estatal y un modelo de cesión de libertad personal en pro de un colectivismo, o bien rogando por un líder mesiánico que, espada en mano, nos arregle el chiringuito.

    Ya sabemos lo que pasa en ambos casos.

    Jorge, no destierres la filosofía. Hay mucha gente que lo ha hecho. El relativismo de “todo depende de como se mire” es en sí mismo una religión destructiva. Recuperemos los fundamentos de aquello que hizo de nosotros una civilización desarrollada de hombres fundamentalmente libres. La democracia en Atenas, el derecho, la matemática, la escolástica, los principios de la democracia moderna de Montesquieu, las reflexiones de Alexis de Tocqueville y tantas y tantas obas del pensamiento humano que hay que recuperar y conservar. No en bibliotecas, sino en nuestro periplo diario. Reconozcamos todo aquello que fue correa de transmisión de nuestros valores y démosle el lugar que merece.

    Y sigamos siempre, plantando cara a toda forma de liberticidio, por pequeña que sea. La tentación siempre está ahí.

    Un saludo y gracias de nuevo.
    Rog

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: