Inicio > Uncategorized > La mala educación

La mala educación


chiki

Estimados amigos y sufridores de mis neuras, esta es la imágen “fresca”, “moderna”, “culta” y “preparada” que representa a España. No pudieron los frenéticos buenafuentistas elegir una parábola más precisa para expresar de un modo tan contundente dónde estamos, y hacia dónde vamos.

Me alegro profundamente de que, finalmente, Eurovisión se celebre mañana Sábado y se cierre definitivamente este capítulo. Prácticamente no me queda nada en el estómago para vomitar entre comentarios sesudos, referencias progres a la transgresión sesentayochista, alabanzas al frescor de nuestros representantes y noticias hábilmente aireadas sobre la conocida “caspa” franquista del certámen y la lección de democracia que daremos a todos estos carcas europeos. Como todo el mundo sabe, Eurovisión lo organizaba Arias Navarro por órden del innombrable ¿ de qué otro modo pudo haber ganado Massiel si no, con esa pinta de alumna con mención honorífica de las Ursulinas?.

Y yo, que ni veo el festival, estoy aquí escribiendo sobre esta pamema. El delirio.

Comprendo perfectamente que a muchos no les guste Eurovisión, soy uno de ellos. Pero lo que no comprendo es la ausencia absoluta de respeto por los gustos de los demás. Porque Chikilicuatre no es el paradigma de la frescura, ni el cúlmen vivo de la democracia, ni siquiera es un cantante. Cikilicuatre es la expresión palpable de la mala baba de nuestro país. Nuestras endémicas ganas de joder (con perdón). La patética y rabiosa expresión de nuestra más ramplona incapacidad de tolerar. Incapacidad que disfrazamos de sofisticado humor, autocomplaciéndonos pensando que sólo nuestras culturales mentes pueden ver el traje del emperador, cuando todos saben que va en pelota picada.

En Belgrado alucinan. Cualquier persona con dos dedos de frente, de hecho, alucinaría. No comprenden muy bien por qué tenemos que burlarnos de un certámen donde se nos ha otorgado un trato privilegiado. Hemos disfrutado del privilegio de una plaza de asignación directa. Porque en el resto del mundo, cuando este tipo de cosas no gustan, la gente se limita a vivir, dejando vivir a sus paisanos. Nosotros no somos así ¿cómo vamos a permitir que Europa entera tenga un certámen de música donde nuestro fino sentido del humor no brille, a falta de otro talento reseñable?. Imposible, nuestra impronta ha de quedar grabada para los anales del festival.

Pero en España, todo es más complicado que en otros lugares. A ver quién es el guapo que se atreve a decir que representa a “toda” España. Y si España no va conmigo, y no puedo presentar a la “Txistu & Brass Band” de Llodio, pues a freir espárragos. Quede pues como una m**rda España, y al menos nos pegaremos unas risas.  N’est ce pas?.

La primera lección de Ciudadanía consiste en algo que ciertos sectores no llegan a asimilar con toda su extensión. Y esto es que hay ciudadanos cuyos gustos no son coincidentes con los nuestros, y para mayor escarnio, tienen tanto derecho como nosotros a divertirse, si lo desean, con una buena sobredosis de “caspa” y sin ser molestados. La tolerancia no es algo que sólo se ejerce con el velo islámico.

Y en este punto, sólo me resta recordar un poema de un tal Bartrina (a quien no tengo el gusto de haber leído) oportunamente citado por Sánchez Dragó en uno de sus ácidos libros:

“Oyendo hablar a un hombre fácil es // acertar dónde vió la luz del sol // si os alaba Inglaterra, será inglés, // si os habla mal de Prusia, es un francés, // y si habla mal de España, es español.

Rog

 

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aldisele
    mayo 24, 2008 en 6:24 pm

    Una gran canción de Ilegales (“Tiempos Nuevos”) decía una frase tal que así:
    “nuevos cantantes hacen el ridículo / en viejos festivales como Eurovisión…”

    La estética predominante ahora en España la fue perfeccionando Javier Sardá: haces telebasura, verdadera telecarroña, pero de vez en cuando dices “Bush tiene la culpa de todo”, y entonces se te perdona. Entonces tu programa de telecarroña mola.

    Buenafuente de momento es más moderado, pero es posible que acabe de modo parecido a Sardá.

    Valiente mierda todo esto de Chikilicuatre.

    Saludos.

  2. fewibef
    mayo 24, 2008 en 7:13 pm

    Creo que la foto del blog de unas amigas ilustra muy bien esta debacle neuronal… http://lasorcitroen.wordpress.com/2008/05/24/chikilihartura/

    Yo por mi parte lo único que he podido hacer es aislarme lo más posible del “fenómeno” (y ha sido muy dificil) y prometer no ver eurovisión ni nada parecido en los próximos dos sexenios… incluido cada segundo de publicidad gratuita que la caja tonta-zumbona nos ha metido por los puñeteros ojos.

    La putada es que incluso así no he podido huir del todo del “maligno” plagio-friki. En la última comunión mis sobrinos estuvieron entonando la “¿canción?” (con perdón para las canciones) a voz en grito media tarde… menos mal que a partir de la barra libre pude ahogar mis oidos en barceló-cola.

    Ojalá esta noche los libren para siempre del mal este, que a base de impregnárnos de mierda con la mangera, tiene que terminar pareciéndonos perfume del bueno por cojines.

    Saludos.

    P.D. Aunque muchas veces en silencio, algunos te seguimos leyendo en la “lejanía”.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: