Inicio > Uncategorized > Tensión, drama.

Tensión, drama.


zapa

Se acabó il ballo in maschera.

Finalmente la vicetiple se quitó las plumas de paloma de la paz y apareció la cizaña. Ninguna novedad para muchos, por otra parte. Las tretas del agitador Z (alias “Pancartero” ) eran evidentes por burdas, sólo engañaban a los de siempre. A los cerebros arrebatados que llevan cuatro años calentándose las nalgas al calor del hogar de esa “gran casa común” subvencionada, como casi todo lo que en ella hay, con el trabajo de todos los que nos tenemos que levantar temprano. Para los que nuestro problema económico, siendo de bastante menor enjundia que los arreglitos en el apartamentito del Sr. Bermejo, es un problema. Nótese el uso del diminutivo, para quitarle hierro al asuntito.

Pero no esperéis que, a pesar de ello, se muevan las conciencias, no. Aquí sólo crispa la derechona. Esa señora gruesa, chillona, enlacada y enjoyada que, enfundada en infames abrigos de piel increpa amenazante al pacifico José Blanco. Esa eterna y persistente profanadora de la tumba de Montesquieu a quien con tanto afán intentó enterrar el sutil Guerra. La vuelta al absolutismo por la izquierda. De la división de poderes al “Todo para el pueblo, o al menos para algunos que eran del pueblo aunque no se acuerden”.

La izquierda entendió siempre mal al lúcido historiador Maquiavelo. Siempre se han salido de la sala de cine por error, nada más acabar el Nodo. Extraña avidez por acabar pronto y, generalmente, mal. Cuando les preguntas de qué iba la película, siempre dicen lo mismo: “De Franco”. No es de extrañar que estemos donde estamos: “el fin justifica los medios”. Medio país no ha transicionado a la democracia y, como el maestro indolente “made in LOGSE” que iguala el nivel de sus alumnos de acuerdo a los más vagos y torpes, quieren volvernos a los demás a tiempos pasados de violencia, intimidación y… Tensión.

Si todo quedase en el masaje thailandés con ósculo negro brindado por Gabilondo, por mí podrían pasarse la legislatura entera entre beatíficas sonrisas pringadas de aceites esenciales. Gabilondo con kimono tiene que resultar encantador a la par que agradable. No en vano las geishas tenían entre sus virtudes una silenciosa discreción, además de una esmerada educación y cultura. En algo ganaría Don Iñaki. Además, se ahorraría la parte más desagradable de su trabajo; el ósculo.

Pero no todo queda ahí. Por desgracia para muchos.

El pueril Z, cuya interpretación de Maquiavelo equivale en comprensión a su bagaje en economía, juega de nuevo con fuego. Por supuesto, sin riesgo esta vez de quemarse él mismo (o al menos, eso cree).

Mientras su campaña exige tensión y dramatismo (ingrediente éste que será añadido al aderezo electoral a partir del fin de semana), el efecto “látigo” de su inconsciente “QuimiCEFA” social consigue que muchos ciudadanos tengan que convivir con la coacción, el miedo y la privación de sus libertades más elementales. Esta tensión buscada, como bálsamo de porcentaje de voto, tiene un peligroso “efecto mariposa”. En el País Vasco, en Cataluña y ahora también en Galicia, los nazionalistas radicales obtienen su coartada moral de esta tragedia griega en fascículos de Salvat. Obra sin entreactos protagonizada por esta mezcla de Don Quijote, Maxwell Smart y el inspector Clouseau que intenta dirigir nuestros destinos hacia la fe única en la nada más absoluta del relativismo.

Las Mariprogres de Madrid, también están excitadas (tensional y dramáticamente, se entiende). Después de sacarle al ya conocido como “GAYardón” una subvención del Ayuntamiento para ponerse un pisito en Chueca, irán a la sede del PP a descargar un poco el voltaje. Una homofobia diseñada, dibujada desde el laboratorio de Bacterio Blanco con la ayuda del trincasubvenciones Zerolo, servirá para que se desmelenen frente a la sede de Génova contra el homófobo Rajoy, y otros reconocidos homófobos de esa secta de reprimidos. Si yo fuese Gallardón, además de lo del pisito, les arreglaba unos autobuses con una amplia selección de vídeos de “La Tienda en casa” recopilatorios de “aquí hay tomate” para una tournée hasta Teherán, a fin de que hiciesen lo propio frente al domicilio de Ahmadineyad (o como se escriba), como colofón de su cruzada anti-homofóbica. En los lados del autobús escribiría con letras de lentejuelas: “Priscilla”.

La tensión está servida. Los obispos avisados. La oposición ya sabe que se juega el tipo si el pacífico y relajante Z consigue otro 14-M. Las víctimas del terrorismo pueden ir pasando de a uno ante el juez. El Emperador está en pelotas, pero no puede decirse.

A lo mejor es el momento de responder a la beatífica tensión dramática con el sagrado derecho a la legítima defensa. Quid pro quo.

Rog

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: