Inicio > Uncategorized > El “Déficit Histórico” o de cómo escurrir el bulto

El “Déficit Histórico” o de cómo escurrir el bulto


monos

El manejo de los eufemismos es una de las artes que nuestro gobierno cultiva con más cuidado, profusión y sofisticación. Ante la ausencia perenne de ideas, de lógica, de programa político, el relevo es entregado rendidamente a la demagogia y al eslógan. Ya no hablamos de cómo organizarnos y de qué es mejor o peor, fundamentando el razonamiento en deducciones empíricas. Nos dedicamos a repetir obstinadamente la frase ingeniosa del día.  Es un culto ya atávico, cuya liturgia incluye la búsqueda febril en nuestro pasquín predilecto, del párrafo que más convenga a nuestras ideas preconcebidas, expresado con mayor virulencia por cualquier apoltronado rascapapeles.

Este ritual, permite a un amplio sector e la población (de cualquier tendencia) manifestar de forma severa y altisonante, la mayor de las tonterías que, para más escarnio, desmiente tozudamente la realidad presente. Muchas personas pueden estar permanentemente sosteniendo mediante las más sorprendentes acrobacias dialécticas, lo contrario de lo que tienen delante de sus propios ojos. Nuestro Gobierno es un maestro en estas artes. Sabe que tiene un público rendido e incondicional.

De este modo se acuñan términos como, por ejemplo, “accidente” o “casualidad” para denominar un atentado terrorista. O lamar “paz” a la cesión de los demócratas ante la coacción de la violencia. O podemos perfectamente Llamar “memoria” a una imposición totalitaria de carácter sectario. O se puede tildar de fascistas a ciudadanos que se manifiestan pacíficamente, en el uso de sus derechos, contra aspectos de la política. O se puede decir que un sanguinario con veinticinco asesinatos en las cachas de su pistola, es un “hombre de paz”. Se puede llamar “Educación para la Ciudadanía” a una visión sesgada de la sociedad y sus relaciones o se puede llamar agresión y encarcelar a un manifestante por un mero abucheo. También se puede llamar “antifascista” a un violento hooligan espantaviejas cuyo único mérito consiste en estar dispuesto a machacar la cabeza de otro. O “espontánea manifestación ciudadana” al acoso y agresión de militantes y sedes de otro partido. Como verán, el elenco de posibilidades es enorme.

Hoy me interesa especialmente un nuevo eufemismo que me tiene francamente enamorado. El “Déficit Histórico”. El controvertido Informe PISA, ha puesto en evidencia la miseria intelectual del modelo educativo, de su gestión y de sus resultados. Aunque muchos ya sospechábamos cual era el sendero que se estaba caminando, no por astucia, sino por constatación diaria. El informe pone finalmente números a este atentado contra la formación de los jóvenes de España. El plan urdido hace años de construir caracteres y mentalidades melífluas, buenistas y políticamente correctas, bañadas por una total ausencia del sentido del esfuerzo, del trabajo y de la disciplina personal ha dado finalmente resultados numéricos. La fría contundencia incuestionable de la matemática. La confusión del “auctoritas”, necesario y legítimo, con el populista término de autoritarismo, da como resultado las bufonadas que legislan la educación de nuestros chavales.

El culpable (cómo no) es nuestro viejo amigo Franco. Póco se podía imaginar el dictador que, más de treinta años después de su muerte, iba a servir para que un gobierno de izquierdas intentase escurrir el bulto. Aunque, si atendemos a la más reciente actualidad, Franco sirve igual para un roto que para un descosido, y si no, que se lo pregunten al ETA, Batasuna, PNV, PSOE, IU, ERC, CiU y demás partidos liberticidas del espectro político. No hay nada como la brutalidad de un dictador autoritario para legitimar como mal menor el más descarado totalitarismo y la más evidente política orweliana. “Big Brother” extiende inexorablemente sus tentáculos, aplaudido por una masa adormedida por la subvención. Dicen los que aún citan al malogrado Marx (y digo malogrado porque lo malogró la historia, más a sus falsas utopías que a él mismo) que “La Religión es el Opio del Pueblo”. Además de la escasa originalidad de la manida frase, cuyo uso correspondería más a un quinceañero de los setenta que a un adulto del 2007, yo me atrevería a afirmar que, en realidad, hoy día y con los datos en la mano, “La Subvención es el Opio del Pueblo”.

Al culpabilizar al “Déficit Histórico” de los resultados obtenidos por el Informe Pisa, el Gobierno se hace un flaco favor a sí mismo. Intenta burdamente culpar al franquismo y a la escuela del régimen de estos lodos. Pero esto me recuerda a un amigo que tengo, que tiene un hermano algo más pequeño. Con bastante poca astucia, cuando tenía catorce o quince años y viajábamos en el coche de su padre, pasábamos al lado de un cercado donde había un burro, y con el objeto de molestar a su hermano le señalaba al burro y le decía “Mira, Pedrito, tu hermano!” mientras se batía la mandíbula a carcajadas (y los demás también, pero por el motivo más evidente de la autocalificación -merecida en ese momento-).

Cuando tenía quince años, la escuela española, junto a los colegios franceses, ocupaban los lugares de cabeza en cuanto a cualificación y formación de su alumnado. Corría el año 1978. El año de la Constitución. Era la escuela que habíamos heredado del régimen de Franco. Treinta años después, nuestros estudiantes son la cola del mundo civilizado. No descienden a segunda porque no hay. Sin duda esto me ayuda a establecer una definición verosímil del término “Déficit Histórico”.  Definición que brido gustosamente a todos vosotros:

Déficit Histórico (sust.) Dícese de la diferencia cuantitativamente medida entre resultados de estudiantes de dos períodos de la Historia, separados en el tiempo por décadas, correspondiente a la acción progresiva y constante de la aplicación de las políticas educativas socialdemócratas.

Desde la perspectiva de esta definición, que corresponde a la realidad de nuestra evolución como sociedad democrática, es falso que el déficit se “arrastre”. El Déficit se genera y crece con el tiempo. Los que se arrastran son los conocimientos de nuestros solidarios, pacíficos y progresistas estudiantes.

Rog

PD: En un debate televisivo reciente sobre el particular, un impasible tertuliano señalaba que, los resultados en la escuela pública y en la privada (los resultados estadísticos del informe) eran muy similares. Lo que sin duda se le olvidó señalar al voluntarioso tertuliano, es que los niveles de exigencia en las escuelas privadas son exponencialmente superiores. Y no, en la escuela donde asisten mis hijos, no se les enseña el “concepto relativo del número en el contexto de la multiculturalidad crisólica” en clase de matemáticas. Se les enseña matemáticas. Y vaya si aprenden.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Drago
    diciembre 25, 2007 en 11:09 pm

    Los resultados del informe PISA son un éxito para los integrantes de la secta pedagógica que diseñaron y llevaron a la práctica la LOGSE, que luego más tarde han completado con la LOE.
    Han conseguido construir una juventud como tú dices: “con caracteres y mentalidades melífluas, buenistas y políticamente correctas, bañadas por una total ausencia del sentido del esfuerzo, del trabajo y de la disciplina personal”.
    No tienen recursos, son incapaces de elaborar un pensamiento crítico, porque no se les han dado las herramientas necesarias, y si las encontraran no sabrían utilizarlas. La propaganda les dice hay que hacer caso a los que saben, ellos son los que tienen que pensar por nosotros.
    Ahora ya están a punto, sólo les falta completar su ideologización mediante la Educación para la Ciudadanía, a partir de ese momento podrán garantizarse la ausencia de crítica y la docilidad absoluta.
    Lo único que no han aprendido es que eso ya lo intentaron otros antes, y tampoco lo lograron. Porque a pesar de todo basta con que quede un pequeño germen de inquetud intelectual, de rebeldía, para que todo ese edificio termine derrumbándose algún día.

  2. aznarin
    enero 12, 2008 en 8:10 am

    el mono ese tiene mas cerebros que todos los peperos juntos jajajaja joderce

  3. fewibef
    enero 12, 2008 en 8:06 pm

    Grandes verdades leo, como de costumbre.
    A mi lo que más me dolió de las pocas declaraciones que oí sobre este tema fue que no sólo echara las culpas a ese señor dictador… sino que culpara a los padres formados durante el periodo franquista (¿como tú o como él? sin ánimo de comparar) y a su nivel “bajo” de estudios (aunque el padre de Zapatero era abogado).

    Mis señores padres y los de muchos otros amigos de mi edad fueron también educados en esa época. Su nivel de estudios era muy bajo, casi ni siquiera una educación que hoy conocemos como básica… y sin embargo sus hijos hemos llegado a ser (modestia aparte) gente bastante bien formada y con carreras superiores, gracias al tremendo sacrificio de muchos de esos “padres sin estudios” y, como no, a su pertináz apoyo a la educación de nosotros sus hijos.

    Que falte a un dictador muerto hace años es penoso… que falte a los padres de sus votantes y a muchos de ellos, es vergonzoso y llega muy dentro en el sentir de los futuros votantes.

    Pero realmente lo que más pena me da es que a esta situación desgraciadamente no se ha llegado sólo por una mala gestión del actual e iluminado gobernante, sino porque durante toda una serie de gobiernos de izquierda y derecha la educación ha sido maltratada vilmente… ¿habrá sido todo ello hecho a conciencia?

    Saludos.
    P.D. ¡¡Echamos de menos más material nuevo!!

  4. enero 14, 2008 en 1:47 am

    Drago, lo mejor de todo ésto (si es que puedo encontrarle un sentido positivo a toda esta historia) es que me siento, hoy día, con 45 castañas en mi espalda, como un rebelde.
    ¡¡ Y voto a bríos que me gusta !! 😀 .

    Aznarín, gracias de nuevo por esta perla que me dejas en el blog, la guardaré como exponente de una juventud educada, solidaria y dialogante al estilo de los que votan como tú (no lo que tú, que es cosa bien distinta).

    Fewibef, una sóla precisión a lo que comentas. Uno de los errores que cometió el gobierno Aznar (entre muchos otros) fue no derogar la LOGSE. Y esto tenía un cierto sentido de responsabilidad política. Aznar pensaba que la educación de los chavales no puede estar permanentemente sujeta a los caprichos del devenir político, por eso respetó la LOGSE aunque no le gustara ni un pimiento. Además, tenía el sentido práctico de no poder atestiguar fehacientemente en ese momento que era un cagarro o un gran éxito. Ante la duda lo dejaron correr. Para mí uno de los responsables(*) de la situación es Aznar, aunque reconozco que lo que hizo era pragmático y con cierto sentido de Estado. También hubo un intento con la entonces Ministra de Educación, de homogeneizar los contenidos de asignaturas como Historia entre diversas comunidades Autónomas. Este intento fue demagógicamente deshechado por los de siempre con la letanía eterna del “movimiento”, la “historia del imperio”, el “centralismo galaico-burgués” y otras lindezas de siempre. Por ese motivo, actualmente los alumnos de las clases de historia de Cataluña, saben mucho de los mapas políticos de Liliput, los de Galicia de Hamelin y los vascos de Mordor. Y cada uno de ellos piensa que el mundo es así. ¿Qué le vamos a hacer?.

    (N. del A. – Responsable y culpable son cosas diferentes)

    Rog

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: